Una heroína cipoleña: "Saber que vas a salvar a alguien es emocionante"

Gabriela Fleitas es la única bombera de Cipolletti y está próxima a cumplir 25 años de servicio.

Alberto Rivero - riveroa@lmneuquen.com.ar

Gabriela Fleitas se convirtió en la única bombera voluntaria de Cipolletti y les abrió las puertas a todas aquellas mujeres que deseen romper con el estereotipo de las profesiones masculinas. Está próxima a cumplir los 25 años de servicio y obtener el máximo rango al que se puede aspirar en la cuadrilla: suboficial mayor. “Acá soy una más, nunca me hicieron sentir diferente o que había cosas que no podía hacer por ser mujer”, aseguró.

Te puede interesar...

Tiene 47 años y toda una vida dedicada al servicio a la comunidad. Durante la semana trabaja hasta 16 horas en la enfermería de dos clínicas privadas de la ciudad, y en sus días de descanso cubre las guardias en el cuartel central de bomberos, en el barrio San Pablo.

Gabriela fleitas bombera

En diálogo con LM Cipolletti, contó que desde muy pequeña comenzó a visitar el cuartel en compañía de su padre, Roberto Fleitas, un reconocido bombero cipoleño. “No tengo recuerdos de chica de jugar a ser bombera o soñar con dedicarme a esto. Mi papá me traía hasta el cuartel y yo no me bajaba de la camioneta. Tenía alrededor de 6 años. Muchas veces sonaba la sirena y salíamos juntos”, relató.

Añadió que su ingreso ni siquiera fue consensuado: “No fue una decisión mía. Yo tenía 22 años y llegó un jefe a Cipolletti que propuso incorporar mujeres al cuartel. Mi papá, sin consultarnos, nos inscribió a mi hermana y a mí. Comenzamos a participar y me gustó. Ahora, en cada tiempo libre que tengo, vengo; siento la sirena y el cuerpo se me llena de adrenalina”.

Gabriela fleitas bombera
Gratis: El Estado solo les da obra social, un seguro de vida y el retiro a los 25 años de servicio.

A diario convive rodeada de unos 50 hombres, ya que todo el personal bomberil comparte ese género. La proyección a futuro cambiaría drásticamente porque las mujeres ya superan a los varones en cantidad de aspirantes. “Con los muchachos me llevo bien, hay que saber entenderlos, y yo me siento una más. Hacemos el mismo trabajo, no tengo funciones especiales por ser mujer. No hay nada que ellos hagan que yo no pueda”, contó.

Agregó que a los varones les cuesta aceptar que una mujer tenga la capacidad de hacer lo mismo que ellos. “Los entiendo. Yo trato de no marcar ninguna diferencia, pero deben comprender que las mujeres estamos ocupando todos los lugares que hasta hace poco eran propios de los varones. Deberán aceptar nuestra presencia y nuestras capacidades. Estar acá no es para cualquiera, y quienes estamos es porque superamos muchas situaciones. Ya no importa si sos hombre o mujer”, afirmó.

Gabriela fleitas bombera
“Seguiré hasta que no pueda subir más a los camiones. Esto me gusta y me apasiona. La sirena me acelera el corazón”.“El incendio más grande que asistimos fue hace muchos años en un empaque, y los de la zona de Santa Elena durante el temporal de viento en el 2018”, dijo Gabriela Fleitas, bombera cipoleña
Gabriela Fleitas Bombera Voluntaria

Un día en el cuartel

Lo primero que hace al ingresar al cuartel es ponerse la ropa y estar preparada para el llamado de auxilio. “En el caso de asistir a un incendio de pastizales, llevamos el equipo forestal. Nos subimos al camión y arrancamos hasta el lugar. Al volver tenemos que lavar los instrumentos y dejar todo en condiciones, preparado para la próxima salida. También informamos las novedades sobre el siniestro. El incendio más grande que asistimos fue hace muchos años en un galpón de empaque, y los incendios en la zona de Santa Elena durante el temporal de viento en el 2018”, recordó.

Gabriela contó que este año cumple 25 años de servicio en el cuartel cipoleño y que ya estaría en condiciones de pasar a retiro, aunque todavía no planea hacerlo. “Seguiré hasta que no pueda subir más a los camiones; esto me gusta y me apasiona. La sirena me acelera el corazón. Saber que vas a salir corriendo a salvar a alguien es emocionante”, relató.

Convivir con la muerte en el trabajo

Gabriela conoció el amor dentro del cuartel y tuvo dos hijos: Lourdes de 23 años, que se dedica a la salud, y Enzo de 21, quien siguió los pasos de su madre. “Ellos saben que los bomberos convivimos con el peligro y que la muerte es parte de la vida. Siempre tenemos que pensar que en algún momento puede pasar lo peor, pero tienen claro que hago lo que me gusta. Cada vez que subimos al camión estamos arriesgando nuestra vida, pero es lo que elegimos”, relató.

Aseguró que rescatar a una persona le genera una sensación especial. “Sabemos que hicimos algo por alguien, algo que no todos están dispuestos a hacer. En los dos lugares donde trabajo me dedico a salvar vidas, y ya lo incorporé a mi rutina. Muchos me dicen que no suelo ser nada cariñosa con la gente, pero esta es mi forma de dar amor”, expresó.

Gabriela fleitas bombera
Gabriela y su hijo Enzo, también bombero.

Gabriela y su hijo Enzo, también bombero.

Un servicio que no distingue por género

En el cuartel cipoleño se proyectan cambios de fondo para el futuro cercano. El primero es edilicio, con obras en la sede actual y el traslado al parque industrial. Otro es revertir una histórica disparidad en su composición.

Los rescatistas son casi todos hombres, pero la institución se ilusiona con revertir esa tendencia a partir del ingreso de voluntarias para trabajar como bomberas. El presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios, Raúl Vena, contó que las mujeres ya comienzan a incorporarse en gran cantidad al servicio. “La escuela de aspirantes ya tiene una gran cantidad de chicas, incluso Gabi participa de esa formación”, explicó.

Raúl Vena bomberos

Vena manifestó que Fleitas no tiene ninguna diferencia con los bomberos hombres y que mantiene una muy buena relación con todos sus compañeros. “Estamos muy felices de tenerla, y actualmente ya no hay resistencias al servicio de una mujer. Eso de ceder el lugar quedó en el pasado. El trabajo es mancomunado, y no podemos seguir pensando en trabajos de mujeres y de hombres. Incluso, ya son más las mujeres interesadas en esto, y les debemos el doble de reconocimiento porque muchas de ellas trabajan, son madres y también bomberas”, expresó Vena.

La expectativa de mayor equidad entre mujeres y hombres en la dotación no pasa por una cuestión de igualdad de género, sino porque no hay razones para que las mujeres estén fuera del cuartel. El servicio no distingue entre géneros y, a partir de la capacitación, cualquiera que tenga la vocación puede cumplir con el trabajo.

Raúl Vena Presidente Asociación de Bomberos Voluntarios

LEÉ MÁS

Quiso defender a su hija de una patota, lo apuñalaron y le destrozaron el auto

Macabro hallazgo: encontraron tres cráneos en la Planta de Residuos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario