Un sueño los empuja de Ushuaia a Alaska

Rodrigo quería pedalear toda América y su novia se sumó a la aventura.

Por Alberto Rivero / riveroa@lmneuquen.com.ar

Un cipoleño dejó todo y se subió a la bici para cumplir un sueño: unir Ushuaia con Alaska a pedal. Lleva recorridos junto con su novia más de 15 mil kilómetros a lo largo de ocho países y planea terminar la hazaña en 2019. “Aunque no lleguemos, el sueño ya está cumplido”, expresó en diálogo con LM Cipolletti.

Rodrigo Lamuniere (de 29 años) tardó varios meses en hacerle la propuesta a su novia, Carolina Da Conceicao. El cipoleño, que estudiaba Arquitectura en La Plata, tenía una sola meta en la cabeza: recorrer el continente de punta a punta en bicicleta. Ella se sumó sin dudar.

Luego de unir la capital bonaerense con Punta del Este, la pareja ya estaba preparada para arrancar. El 12 de diciembre del 2015 pisaron suelo fueguino para dar inicio a la aventura de sus vidas. “Estaba helado. Teníamos una incertidumbre que acalambraba las piernas”, contó Rodrigo.

El primer camino que siguieron los llevó hasta El Chaltén, en Santa Cruz, para luego ingresar a la mágica carretera austral chilena, acompañados por la cordillera de los Andes por casi medio año. El invierno los golpeó fuerte, y cada mañana debían derretir el hielo que se formaba sobre la carpa. “El frío nos obligó a parar unos meses en Esquel. Antes de la primavera salimos para El Bolsón, Bariloche, Siete Lagos, Pehuenia y Mendoza. Allí hicimos el cruce de los Libertadores, el que hizo San Martín”, relató.

cipo-p03-f03-Un-sueño-los-empuja-de-Ushuaia--a-Alaska.jpg

Tras varios meses, el escenario se tiñó de blanco. Fueron 120 kilómetros de atravesar el salar Uyuni, en Bolivia. El próximo objetivo era unir La Paz con Cusco y Machu Picchu, a la espera de uno de los momentos más difíciles del viaje: la Cordillera Blanca. Se trata del cordón montañoso tropical más nevado del mundo, donde se encuentra el pico más alto de Perú, el Huascarán. “Estuvimos ocho días para atravesarlo, explotamos cubiertas y rompimos los rayos y el portaequipaje. El ripio era durísimo. Y de ahí no paramos hasta Ecuador y luego a Colombia”, describió el cipoleño.

El primer y único avión de la aventura conectó Cartagena con Panamá, ya que no existe forma de atravesar la jungla del Darién por tierra. Bordeando el Pacífico llegaron hasta en el norte de Costa Rica, donde están actualmente.

cipo-p03-f02Un-sueño-los-empuja-de-Ushuaia--a-Alaska.jpg

Rodrigo y Caro llevan 838 días de viaje: 15 mil kilómetros, 11 cruces a la cordillera (6 a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar). “Esto arrancó como un sueño, y aunque no lleguemos hasta Alaska, ya lo cumplimos”, aseguró.

Los aventureros compartes su historia en su página de Facebook.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario