El clima en Cipolletti

icon
Temp
55% Hum

Un casamiento sin novia

Abel y su novia colombiana sellarán su amor a la distancia.

Embed

Muchas personas alrededor del mundo creen que cuando dos amantes están destinados a estar juntos no importa la edad, el tiempo ni la distancia pero sí que sus almas estén conectadas. Este es el caso de Abel Montesino, de Cipolletti, y Margarita Ceballos, de Colombia, quienes se conocieron a través de una página web cristiana. Hoy la pareja está a la espera de un casamiento nada convencional. La unión se formalizará a distancia, él en el Registro Civil de la calle Fernández Oro y la futura novia en el de su ciudad.

Abel tiene casi 65 años, vivió en Cipolletti durante toda su vida, es viudo desde hace 7 años y tiene una oficina contable. Margarita tiene 52 años, es docente y vive en una pintoresca ciudad colombiana. Además de tener en común la religión, también comparten un sentimiento que hoy parece desaparecer poco a poco en la sociedad: un amor imposible de quebrantar.

Te puede interesar...

“Mi esposa falleció por un paro cardiorrespiratorio en el 2010, fue muerte súbita, y el tiempo de duelo que tuve que sobrellevar fue muy duro, lleno de tristeza. Oré y fui mucho a la iglesia para superar uno de los momentos más difíciles que me ha tocado vivir. Pero a principios de 2016 conocí a Margarita y un día me preguntó si quería viajar a Colombia y yo, por supuesto, le dije que sí”, contó Abel en diálogo con LM Cipolletti.

Sin haber salido nunca del país, el cipoleño se adentró en una romántica aventura llena de sorpresas y desafíos que la distancia les impuso, pero lejos de dejarse vencer, continuó transitando el camino que su corazón le indicó.

Después de tres viajes, la pareja decidió que era hora de dar el siguiente paso: el matrimonio. No obstante, ambos tenían asuntos pendientes. Abel, por ejemplo, quería terminar la carrera universitaria de corredor y martillero público, una meta que logrará a fines de agosto, además de comenzar los trámites jubilatorios en el Anses para finalmente poder mudarse.

Sin embargo, lo curioso de su historia es que se casarán a distancia y Margarita no estará presente para dar el sí. “Cuando me acerqué al Registro Civil de acá con todos los papeles, sellos y autorizaciones, todos se sorprendieron porque no sabían de la modalidad, fue toda una novedad para ellos”, contó Abel.

Luego de la inusual pero romántica unión, Margarita y Abel viajarán a Colombia y se instalarán en la ciudad de Armenia, ubicada a 250 kilómetros de Bogotá, para iniciar una vida nueva dejando atrás el dolor y la soledad.

“Cuando nos conocimos la conexión fue muy fuerte, yo soy una persona muy tímida y ella tiene chispa y muchas ideas, me encantó”. Abel Montesino

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario