Tortoriello vetó parcialmente la ordenanza y redujo el cupo laboral trans en la Muni

Vetó la ordenanza y el Deliberante bajó la cifra al 1% de la planta.

El intendente Aníbal Tortoriello vetó parcialmente la ley de cupo laboral trans en la ciudad y pidió realizar modificaciones para poder implementarla lo antes posible. Dijo que los concejales se equivocaron con la cantidad que estipularon en la iniciativa, del 4 por ciento del total de los empleados en planta, y pidió bajarlo al 1 por ciento. Algunos de los cambios planteados se aprobaron ayer en la sesión legislativa.

A poco más de un mes de que el Deliberante cipoleño aprobase de forma unánime el ingreso de personas trans a la Muni por ordenanza, el Ejecutivo pidió reformarla y disminuir la cantidad de puestos obligatorios. Además, exigió agregar que sólo se aceptará a personas con dos años de residencia como mínimo, requisito que ya estaba vigente para el resto de los aspirantes. Esas dos modificaciones fueron aprobadas ayer y se rechazó la propuesta para eliminar la movilidad estipulada cada cinco años sin obligación del pase a planta permanente una vez vencido ese plazo.

“Las modificaciones que planteamos son de forma, de redacción, porque con el porcentaje que se había previsto se podía entender que no tenía techo, incurriendo en la posibilidad de discriminar al resto de los empleados. Lo que propusimos es una corrección en el cálculo, que fue un error que se les pasó a los concejales. Esto no quiere decir que se modifique el espíritu de la norma, todo lo contrario. Lo que queremos es abrir las puertas para que tengan un lugar”, explicó Tortoriello, en diálogo con LM Cipolletti, para relativizar el impacto del veto.

El jefe comunal agregó que se debe tomar como referencia a las ciudades que ya la implementan y que el número ronda el 1 por ciento. “Nuestras observaciones son razonables, porque hubo un error en la matemática que podía llegarse a entender como un crecimiento permanente. Corrigiendo la redacción, está en condiciones de aplicarse”, aseguró el jefe comunal.

La autora de la ordenanza, la edil María Eugenia Villarroel Sánchez, acompañó dos de las tres modificaciones planteadas por Tortoriello. “Es viable modificar el artículo 4 y reducir el porcentaje a 1 por ciento, e incorporar la residencia. Lo que no corresponde es eliminar el artículo 10, para que luego de 5 años esa persona deje de pertenecer al cupo y sea considerada un empleado más, dando la posibilidad de renovación”, planteó.

La concejal explicó: “Esto no quiere decir que de forma automática ingrese a planta, eso se verá según la idoneidad. Si no, el cupo sería vitalicio y no permitiría movilidad”. Y agregó que no se entiende por qué piden modificaciones ahora, luego de que cada comisión analizó detalladamente cada apartado, por lo que cree que hubo personas que votaron “sin haber leído el proyecto”.

La militante del Movimiento Evita, Ornella Infante, fue crítica del veto. Aseguró que Tortoriello “no llegó a dimensionar lo que es otorgarle derechos a un sector de la población que se muere a los 40 años por falta de políticas públicas”. Y manifestó que espera que el porcentaje incorporado sea de cumplimiento inmediato para que este sector, históricamente despreciado de la sociedad, pueda acceder al trabajo registrado.

--> Las posturas en torno a la inclusión laboral en la comuna

  • Tortoriello pidió bajar del 4 al 1 por ciento el cupo laboral garantizado a personas trans dentro del Municipio. Aseguró que la modificación no afecta el espíritu de la ordenanza.
  • Los concejales aceptaron el cambio y no otorgar movilidad obligatoria cada cinco años. La opositora Villarroel Sánchez se quejó por la demora en plantear objeciones al proyecto aprobado por unanimidad.
  • Ornella Infante, referente del colectivo trans, cuestionó la decisión de Tortoriello y exigió que el cupo del 1 por ciento de puestos laborales se cumpla en forma inmediata y sin complicaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario