El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
73% Hum
LMCipolletti casa

Recuperaron una casa tomada en Nueva Esperanza

El desalojo en Nueva Esperanza fue resultado de un largo reclamo judicial. Los dueños de la vivienda pudieron recuperar la posesión, pero en muy mal estado.

La mujer que fue desalojada días atrás de una casa en el barrio Nueva Esperanza era, en realidad, una ocupante que no se quería ir del lugar y que nunca había pagado un peso por el alquiler ni en ningún otro concepto. Así lo afirmó la familia propietaria del inmueble, cuyos integrantes se encontraron, al acceder a la vivienda, con un estado de abandono y despojo tal que los conmocionó hasta las lágrimas. No es para menos, ya que hallaron que el lugar había sido prácticamente vaciado de todo, muebles y equipamiento doméstico. No les dejaron ni el inodoro.

Lorenzo, de 66 años, es el cabeza del grupo familiar, se mostró muy dolido e indignado por cómo circuló la información en las redes sociales y entre muchos vecinos del barrio. Es que las cosas se dieron, según él, en forma muy diferente de cómo fueron en verdad.

Te puede interesar...

Primero, aclaró que ninguno de sus parientes participó directamente del desalojo y ni siquiera sabían qué sucedería ni cuándo. Lo habían gestionado mucho antes en la Justicia y en conversaciones con representantes del Municipio, porque la situación de la habitante era insostenible hace tiempo. Pero no intervinieron para nada, puesto que fue un proceso largo y el desenlace se vino de pronto.

Además, la ocupante no podía seguir más en el lugar. Lorenzo precisó que la casa pertenece a uno de sus hijos, quien cuenta con toda la documentación probatoria. Por razones de estudio, hace más de cinco años, el joven partió a estudiar a Buenos Aires y a la casa se fue a vivir un pariente, que estuvo ahí un tiempo. Luego, residió en ella una pareja, que luego se separó. El hombre se marchó a General Roca y siguió viviendo allí su compañera, que padecería algún problema de salud.

casa recuperada nueva esperanza

Fue por aquel entonces, hace unos dos años, cuando apareció la ocupante que fue echada días atrás. Al parecer, se fue haciendo amiga de la residente, se ganó su confianza y se fue instalando de a poco. Al final, la recién venida se quedó sola en el lugar, porque la anfitriona se fue a vivir con su madre.

La mujer nunca habría pagado nada por habitar la casa y cuando se le pedía que normalizara la situación siempre decía que lo iba a hacer pero no lo hizo nunca. A todo esto, la familia propietaria se enteró de que la ocupante habría protagonizado, en el pasado, una actuación similar en otro punto de Cipolletti. Como el hijo de Lorenzo solicitó la vivienda porque la necesitaba, no hubo más vueltas. Se aceleraron los trámites ante la Justicia y el Municipio. Y, finalmente, la situación llegó a su término.

Sin embargo, el espectáculo con que los dueños se encontraron fue dramático. Alguien cortó los cables de la conexión eléctrica y se lo llevó junto con interruptores de corrientes y demás equipamiento para la luz. Se llevaron también una cama, cuatro sillas, una bacha e implementos, además de una puerta y muchos otros objetos. Dejaron, al contrario, mucha suciedad y ropa vieja e inutilizable que hubo que arrojar a la basura.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.0833333333333% Me interesa
2.0833333333333% Me gusta
2.0833333333333% Me da igual
6.25% Me aburre
87.5% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario