Presos con tobilleras hacen buena letra y cumplen cuarentena

Los detenidos a los que les abren la puerta durante el aislamiento obligatorio no han protagonizado delitos.

Los cipoleños que lograron su excarcelación en el último tiempo y son monitoreados a través de pulseras y tobilleras electrónicas se están comportando muy bien y no protagonizaron incidentes destacados. En tanto, se suceden presentaciones de presos que permanecen alojados en el Establecimiento de Ejecución 5 y que aducen cuadros de salud delicados, aunque a la hora de los argumentos no logran convencer a los responsables del Juzgado de Ejecución Penal 8.

“Todos los temas de salud reciben tratamiento”, remarcó a LM Cipolletti el juez de Ejecución Lucas Lizzi, en referencia a los trámites impulsados por internos que permanecen alojados en la cárcel local. Sin embargo, en lo que va de la cuarentena, ninguno de los demandantes pudo probar que requiera un tratamiento especial fuera del edificio de El 30.

Te puede interesar...

Por esta razón, Lizzi, quien es muy estricto en los análisis de los pedidos, se pronunció de forma negativa a los reclamos de prisión domiciliaria.

En la balanza también el Juzgado de Ejecución pone el importante trabajo desarrollado por el Servicio Penitenciario Provincial, que aplica un exigente protocolo para mantener la limpieza en calabozos y pabellones, y está muy atento a todo lo que proviene de afuera, como la mercadería.

La positiva labor llevó a que se esté pensando hacia adelante y es muy posible que se acondicione un lugar especial ante la posibilidad de que algún preso requiera una atención médica exclusiva.

En la actualidad, los encargados de las cárceles deben desarrollar una intensa tarea de contención debido a que las salidas transitorias se encuentran suspendidas y también las visitas. La medida forma parte de un protocolo nacional, que se aplica en todas las provincias y que apunta a evitar posibles casos de Covid-19 en ámbitos cerrados como las cárceles.

Por otra parte, los presos que cumplen con regímenes de prisión domiciliaria en Cipolletti no generaron la intervención del aparato judicial y, en el período de cuarentena, cumplieron con las pautas y restricciones impuestas por las autoridades gubernamentales.

Muchos de ellos son monitoreados a través de un sistema de GPS y, por ejemplo, el año pasado se registraron una serie de hechos delictivos que tuvo entre los principales sospechosos a internos de la cárcel cipoleña que eran vigilados con tobilleras y pulseras electrónicas.

De igual modo, y tras declararse la cuarentena, los beneficios excarcelatorios quedaron suspendidos y se desconoce cuándo serán restablecidos. Ahora los esfuerzos de los funcionarios se concentran en llevar tranquilidad a los presos.

LEÉ MÁS

Desactivaron un intento de robo en un súper

Hubo más de mil detenciones por violar el aislamiento en Río Negro Provincia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario