Otra vez buscan quitarle sus tierras al Tarzán cipoleño

Dos veces lo visitó la Policía el domingo para advertirle. Él quiere volver a su árbol.

Al vecino Miguel Fernández, más conocido como Tarzán, le cayó el domingo la Policía en dos oportunidades, para notificarle que debe ceder más de la mitad de las tierras donde reside y notificarlo de que se lo consideraría un usurpador. A tal fin, los agentes aprovecharon la ocasión para tomarle las huellas dactilares, además de la palma entera de cada mano.

Tarzán ya daba por superados los problemas que había tenido en años pasados en relación con la propiedad del inmueble. Con más de 15 años residiendo en el lugar y sin recibir ni un peso por la labor que le encargaron por cuidarlo, se pensaba, sobradamente y con justicia, ser dueño del predio.

Te puede interesar...

En la actualidad, una de sus únicas preocupaciones era, además del sustento, la construcción de una nueva vivienda aérea en un árbol apropiado para ese propósito. Quería seguir haciendo honor a su apodo.

Sin embargo, a las 10 de la mañana dominical arribaron un par de patrulleros con una dotación que estimó en unos ocho efectivos. Le dieron a conocer un texto perteneciente a la Municipalidad, donde se le comunicaba que debe ceder una porción enorme de la superficie de 60 metros de frente por 40 de fondo en que vive, y que no tiene más alternativa. Los policías se fueron, pero rato después volvieron y esta vez le hicieron “tocar el pianito”, es decir, le tomaron las huellas digitales. Al parecer, algunos piensan que es un usurpador.

A Fernández le arruinaron el día, que pintaba apacible, y le volvieron a despertar el fantasma del desalojo. Ahora, tiene preocupación y bronca. Y no descarta concurrir al Municipio para reclamar una respuesta ante lo que se le figura una flagrante injusticia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario