El plástico que se recolecte será enviado a Plottier, a la empresa Dangen, en la que se lo transformará en bancos para la plaza barrial. En cuanto a las tapitas, serán separadas para sumarse a la campaña nacional con la que se sostiene el funcionamiento de la Fundación Garrahan.

Para la construcción del punto limpio se reutilizaron dos canastos de maxibidones, a los que se les colocó una tapa con un orificio para permitir el ingreso de botellas limpias y aplastadas. Para las tapitas se utilizarán bidones de agua en desuso.

Este proyecto es una prueba piloto que está inserto en el Programa Nacional Mejor Hábitat que se está desarrollando en el Loteo Social 1. Se trata, además, de un trabajo en conjunto entre Nación, Provincia y Municipio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario