Nueva instancia de diálogo por la toma de la Isla Jordán

La fiscalía del caso confirmó la iniciativa. Los ocupantes esperan ser informados.

La fiscal Rocío Guiñazú, en acuerdo con el Municipio, volvió a abrir la instancia de diálogo con los participantes de la toma La Lucha, de la Isla Jordán, en procura de una solución consensuada y que evite la alternativa del desalojo, que quedará pendiente de ejecución por si no se llega a un entendimiento final para el caso.

El asentamiento surgió hace más de 40 días y en la actualidad cuenta con 23 familias, según voceros de los ocupantes. En la fiscalía desconocían que se hubiera ampliado el número, puesto que tenían registradas 19. La cifra real era, según su chequeo, de 18, ya que uno de los protagonistas sólo actuaba como referente y no tenía previsto quedarse en el lugar.

Te puede interesar...

A efectos de despejar las dudas sobre el total actual de familias, Guiñazú prevé llevar adelante hoy un nuevo relevamiento. Hasta ahora tiene identificados a todos los asentados y no quiere que haya nadie más sin su conocimiento.

Ayer, la fiscal confirmó que se está propiciando una nueva instancia de diálogo, sobre la base de que los ocupantes acepten la propuesta de un futuro traslado a lotes sociales ubicados en otro sector de la ciudad. No lo dijo ella, pero se menciona la zona del barrio El Espejo, al noreste de Cipolletti.

Obviamente, se trata de un compromiso ya que resulta imposible contar de forma inmediata con un lugar preparado y en condiciones de ser habitado. Además, ante la gran demanda de tierras y techo propio que hay en la ciudad, no sería lo más justo atender el caso actual mientras otros necesitados aguardan hace años por una solución. Sin embargo, la decisión del Municipio es la de dar plenas garantías para atender la demanda suscitada en el candente caso del presente.

Manifestó que se ha accedido a la alternativa de que “se hable otra vez”, para dar lugar a que “si ellos se van, puedan acceder a un terreno”. Según pudo saber, “la mayoría” de los ocupantes está a favor de aceptar la propuesta oficial, aunque también está al tanto de que ha habido cambios de opinión en otras ocasiones, al parecer, motivados por “el nerviosismo” propio de la situación.

Entre las familias radicadas prevalecía ayer cierto desconcierto.

Reynaldo, integrante del grupo de padres que respaldó a los jóvenes que participan de la toma, manifestó que no se había recibido todavía comunicación alguna por parte de la fiscalía sobre la apertura de la nueva instancia de diálogo. Agregó que una vez se los informe, se resolverán los pasos a seguir.

Precisó, por otro lado, que la Policía estuvo consultando ayer a los grupos familiares para establecer si se habían radicado algunos más y determinar así el número preciso, que sería de 23.

23 familias conforman la toma, según las informaciones.

Hasta hace unos días eran 19, pero los ocupantes dieron a conocer que se habían sumado otros grupos más, con lo que el asentamiento parece tender a crecer.

Los puntos de vista de las partes

Hablar, lo mejor

La fiscal Rocía Guiñazú expresó su voluntad y decisión de conversar nuevamente con los ocupantes, ya que hay incluso definiciones e instrucciones previas de instancias superiores que así lo prevén. Es decir, que se deben extremar los procedimientos para una salida consensuada. En caso contrario, advirtió que el proceso para impulsar el desalojo forzado es bastante simple de tramitar y de poner en práctica.

Pero sin presiones

Los ocupantes están por ahora dispuestos a mantener el asentamiento y consideran que un nuevo diálogo solamente será viable si no se los vuelve a presionar para que se vayan como, según ellos, ocurrió en los últimos encuentros. Por otro lado, sostienen que las nuevas familias que se han sumado son algunas de las que se habían ido y regresaron decepcionadas con las condiciones que les ofrecieron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario