"No atendían porque organizaban la fiesta de fin de año"

La mujer acusada por las empleadas del Ipross dijo que le rechazaron un pedido dos veces, y que le dijeron que no podían prestarle atención porque estaban organizando la fiesta de fin de año.

La afiliada denunciada por las empleadas del Ipross negó las acusaciones y dijo que la están "vuelteando" para no autorizar el control médico de su hija que sufre displasia en la cadera. Por los retrasos en las autorizaciones ya perdió dos turnos médicos. La acusan de agresiones y amenazas.

Hoy los empleados de las oficinas ubicadas en Sáenz Peña 455 decidieron volver a cerrar sus puertas por temor a nuevas agresiones. Dijeron que una afiliada había golpeado y amenazado a los trabajadores.

Beatriz Rosa, madre de la nena de tres años que sufre un problema de salud y acusada de las agresiones, indicó a LM Cipolletti el 7 de diciembre fue a la oficina del Ipross para buscar la autorización de un viaje a Bariloche para un control médico y le dijeron que no lo habían podido hacer "porque estaban organizando la fiesta de fin de año".

"El turno lo había sacado con seis meses de anticipación para el 11 de diciembre. No me lo autorizaron y perdí el turno", dijo Beatriz. Pudo reprogramar el turno para el 18, pero tampoco se lo autorizaron. "Me tuvieron esperando una hora, se reían en mi cara. Entré sin permiso a la oficina de una médica auditora para que me dé explicaciones y me gritaron, me echaron y llamaron a la policía. Mi hija discutió con una empleada, y nos retiró la policía. Nunca hubo violencia física como dicen", justificó la afiliada. Agregó que la tratan de loca y que le hicieron dos denuncias penales. Ahora tiene otro turno para el mes de enero y no sabe qué pasará.

Un antecedente violento

Un año atrás la mujer admitió que golpeó a la médica auditora. "Admito que le di dos cachetadas. Mi hija estaba en terapia intensiva y necesitaba las autorizaciones. Pasé varias horas esperando que me atiendan y me decían que estaba ocupada. Me cansé de esperar, entré a su oficina sin permiso y estaba tomando mates con bizcochitos y ojeando un catálogo de productos de belleza. Me saqué y le di dos cachetadas. Me estaban tomando el pelo a mí y a todos los afiliados que estábamos esperando", expresó.

En esa oportunidad la mujer fue denunciada penalmente y el juez la absolvió de culpa y cargos.

LEÉ MÁS

Se conoció el video de la violenta agresión de una afiliada en las oficinas del Ipross

Hubo agresiones y cerraron las oficinas de Ipross en Cipolletti

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario