María Emilia Vera y Micaela Schwartz, dos casos en el olvido

María Emilia desapareció en enero de 2016 cuando salió caminando de su casa en el barrio Del Trabajo y nunca más se supo de ella. Micaela Schwartz apareció muerta en un desagüe. La Justicia dice que falleció de una sobredosis, pero la familia y la ciudad entera tienen otra versión.

Hay dos casos sobre los que no se sabe, a ciencia cierta, qué fue lo que ocurrió. Uno es el de María Emilia Vera, una joven de 30 años que desapareció en 2016 cuando salió a caminar por el barrio. El otro es el de Micaela Schwartz, quien apareció muerta en un desagüe en abril en abril de 2015. La justicia dice que falleció de una sobredosis, pero la familia no cree lo mismo.

María Emilia Vera, un misterio que nadie pudo develar

En enero del 2016 salió caminando de su casa en el barrio Del Trabajo y nunca más se supo de ella. Tenía 30 años y un hijo de 15. María Emilia Vera continúa siendo un gran misterio, y la Justicia no pudo determinar su paradero a más de 2 años de su desaparición.

Te puede interesar...

La última vez que se la vio fue el 16 de enero del 2016, en inmediaciones a su vivienda ubicada en calle Buenos Aires al 1100. Era el sostén del hogar, madre soltera que además cuidaba de su padre, de unos 80 años. Sus familiares aseguraron que no tenía conflictos con nadie, y que se trataba de una joven tranquila y trabajadora.

Nunca creyeron que la desaparición fuera por voluntad propia. Hasta el momento no existe una pista concreta sobre su paradero, y el único avance en la investigación fue el hallazgo de prendes que podrían ser de ella en una chacra neuquina, próxima al río Limay. Pese a una gran cantidad de marcha y reclamos, no existe ni siquiera una recompensa para quien aporte información. Solo la espera insoportable de que algún día alguien diga qué pasó.

La duda en torno a la muerte de Micaela Schwartz

Micaela Schwartz tenía 27 años y vivía en el barrio 1200 viviendas junto a su pareja. Tras una pelea con el hombre, se fue de su casa y estuvo una semana desaparecida en abril del 2015. toda la ciudad estaba movilizaba por su búsqueda, y una gran cantidad de teorías salieron a la luz. Muchas de ellas apuntaban a su pareja, quien había pisado el calabozo por denuncias de violencia de género.

Una semana más tarde el cuerpo de Micaela fue encontrado en un desagüe que pasa por los barrios San Sebastián y Mercantil. Un año después del hallazgo se conocieron los resultados de la autopsia en la que aseguraban que no había sido una muerte violenta. El forense informó que el cuerpo no había sido trasladado y que la muerte se había producido seis días antes de ser encontrado producto del consumo de cocaína y metabolitos. Pese al informe, la familia nunca creyó de la investigación y mantuvo viva la idea de una muerte violenta.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario