El clima en Cipolletti

icon
Temp
62% Hum
LMCipolletti Tristeza

Mari recorre la ciudad y ofrece recompensa buscando a su perro

Zeus desapareció hace más de un mes.

Las mascotas, sin importar especie o género, se han vuelto parte de las familias cipoleñas a tal punto que en muchas de ellas las consideran un hijo más. Por esta razón, cuando se lastiman o se pierden, la preocupación y la angustia son imposibles de evitar. Mari Sapienza tiene 27 años y es una vecina que está moviendo cielo y tierra hace más de 32 días para encontrar a Zeus, su perro y compañero de vida, que desapareció sin dejar rastro.

La extorsiva modalidad de robo de animales para cobrar recompensa se agrava cada día más y el pequeño Zeus podría estar involucrado en uno de ellos. Sin embargo, su dueña cree que pudo haber sido robado y vendido y aseguró que es “muy extraño” que todas las pistas brindadas indiquen que alguien está trasladando al can de un punto de la ciudad a otro.

Te puede interesar...

Hace poco más de un mes desapareció del lugar donde Mari cuida de sus mascotas y, si bien siempre disfrutaba de salir a jugar a la calle, una mañana no volvió más. Según contó su dueña, al lado del edificio donde trabaja, en la calle Saturnino Franco, están cerrando el predio al que se mudará Servicios Públicos y Zeus no pudo volver por el cerco que habían terminado de colocar.

“A él lo trajeron hace 3 años a la empresa en donde trabajo porque lo querían sacrificar, su familia anterior contó que había mordido a una nena pero en ese momento era un cachorro nada más. Cuando vino tenía entre uno o dos años y desde entonces lo cuidé yo; siempre fue bueno, demasiado bueno, nunca hizo nada malo y es cariñoso con otros animales y con las personas”, contó con tristeza.

Mari ya se adentró en una aventura recorriendo la toma 2 de Febrero, el Puente 83, la Isla Jordán y otras zonas que considera peligrosas con la esperanza de volver a casa con él, pero hasta el momento las pistas son confusas y la búsqueda interminable. Además, ofreció una recompensa para ver si alguien lo devolvía a su hogar pero que está haciendo todo “con precaución” por miedo: “Mis hermanos no se quieren involucrar porque están asustados, tienen miedo y no quieren que me pase nada”.

No obstante, cada hora sin Zeus es una tortura para Mari, quien contó, con la voz quebrada, que siente mucha tristeza y que cada noche, a la hora de dormir, sueña con su reencuentro o tiene pesadillas en donde lo maltratan. Sin embargo, no pierde las esperanzas y tiene la certeza de que, tarde o temprano, va a volver a recibirla moviendo su cola lleno de felicidad.

Zeus es un dogo argentino de 5 años, color blanco, con una mancha en su cola y una característica muy especial: uno de los dedos de su pata izquierda tiene una deformidad. “Es imposible que no lo reconozcan. Lo movieron, lo robaron o lo vendieron, pero después de tanto tiempo ya tendría que haberlo encontrado”, concluyó.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario