El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
23% Hum
LMCipolletti

Marcharon y exigieron ayuda por los comedores

Tras los aprietes, La Dignidad protestó en Desarrollo Social.

“Por suerte hoy -por ayer- podemos hacer la denuncia en Fiscalía y no estamos velando a nuestros compañeros en un cajón”, dijo ayer la dirigente barrial Lila Calderón, tras los ataques que sufrieron dos militantes en un asentamiento para que cierren los comedores y merenderos barriales que sostiene el movimiento popular La Dignidad. Consideró que los hechos denunciados fueron de una gravedad inusitada, a plena luz del día y con total impunidad. Los hechos motivaron repudios hasta en el Congreso y la Provincia aseguró acompañamiento a la organización para que siga trabajando.

Calderón aseguró que el temor infundado no los va a paralizar. Continuarán con la inmensa labor comunitaria que despliegan en distintos frentes y darán protección a las víctimas. Ellas tienen miedo, pero no están solas. Los mismos vecinos se están organizando para cubrir y rotar en guardias permanentes que sostienen en sus hogares. “Nos cuidamos entre nosotros, como ha sido siempre”, enfatizó la referente del Barrio Obrero.

Te puede interesar...

La primera denuncia judicial fue radicada por ella en Fiscalía, y para las víctimas anticipó que solicitarán a la Justicia reserva de identidad cuando les llegue el turno de exponer y ratificar los hechos que sufrieron en carne propia.

Creen que detrás de los ataques denunciados hay una puja de poder y liderazgo muy fuerte que involucra a grupos de narcos y punteros políticos. “Les jode que la gente se organice para tener un plato de comida. Les jode que luchemos por nuestros derechos, que ofrezcamos una copa de leche, en lugar de droga, que cambiemos la mentalidad de los pibes. Les jode porque les jodemos su clientela”, sostuvo Calderón.

Pese a los aprietes y al temor que generaron, desde el movimiento La Dignidad aseguraron que seguirán organizados. “Vamos a defender a nuestros compañeros, no daremos un paso atrás”, afirmaron. Y no permitirán que un hecho de estas características vuelva a pasar. En los próximos días convocarán a otras organizaciones para sumar fuerzas y voluntades.

A nivel nacional, el movimiento La Dignidad ya lamenta la pérdida de al menos tres militantes; y Calderón, como referente local, no quiere llorar a un compañero en esta ciudad. “Es gravísimo lo que pasó y no lo permitiremos más”, dijo.

Ayer se movilizaron hasta la sede local del Ministerio de Desarrollo Social y dejaron ahí una carta dirigida al gobernador Alberto Weretilneck, para que colabore con la provisión de recursos. “Nosotros ponemos la fuerza de trabajo, nuestra voluntad, pero necesitamos insumos y herramientas”, concluyó la dirigente barrial.

Desde la delegación cipoleña aseguraron que se tramitará la ayuda y la próxima semana habrá una reunión para definir un plan de trabajo.

Justicia: La organización denunció formalmente las amenazas y los ataques.

Los hechos denunciados

El primero de los episodios denunciados ocurrió alrededor de las 16 del sábado, cuando un militante volvía de una jornada de trabajo voluntario a su casa. Tres hombres lo cruzaron en la calle y lo amedrentaron con un arma de fuego, que colocaron en su cabeza, mientras le decían que la cortara con los comedores y los merenderos en los barrios.

Un día después, cerca de las 19, dos sujetos que se movilizaban en una moto interceptaron a otro militante de La Dignidad mientras se encontraba con su familia en la calle y lo golpearon con un palo en cabeza. Mientras lo atacaban, le dijeron que cerrara los comedores y merenderos. Tuvo que ir al hospital, donde los médicos suturaron la herida que le provocaron.

Bardeggia se sumó a las críticas y exigió que la Justicia “actúe con rapidez”

Las amenazas contra militantes de La Dignidad generaron repudio hasta en el Congreso. El diputado cipoleño Luis Bardeggia se sumó al rechazo generalizado y aseguró: “Esperemos que la Justicia actúe con rapidez y eficacia. Un hecho de esta gravedad no puede permanecer impune. En tiempos difíciles como los que estamos viviendo, resulta inconcebible que se apriete y amenace a gente que está trabajando por los demás”.

Por otro lado, el cipoleño sostuvo: “El espacio que han construido desde los comedores y merenderos es de suma importancia. No sólo se provee de alimentos a cientos de chicos y adultos, sino que además se genera un lugar de encuentro entre los vecinos. Por eso tenemos que expresar bien fuerte y claro nuestro absoluto rechazo a las agresiones”.

16 comedores y merenderos del movimiento La Dignidad.

El movimiento La Dignidad tiene un intenso accionar en los barrios más humildes de la ciudad. Lleva adelante dos comedores y 14 merenderos abiertos en distintos asentamientos informales de Cipolletti. Otros proyectos que sostiene son la Casa de la Mujer, canchas de fútbol y el centro de día para jóvenes con adicciones.

Prometen apoyo oficial para la ONG

La delegada del Ministerio de Desarrollo Social en el Alto Valle Oeste, Analía Mora, recibió ayer a los integrantes del Movimiento Social La Dignidad que protestaron frente a la dependencia en reclamo de apoyo simbólico y efectivo hacia su actividad. La funcionaria se comprometió a gestionar una serie de pedidos para permitir la continuidad de los comedores y merenderos que atiende la organización vecinal en las tomas cipoleñas.

La titular de La Dignidad, Lila Calderón, y un grupo de vecinos entregaron un petitorio donde además de la ayuda en alimentos y elementos de cocina, solicitan asistencia para la continuidad de una cooperativa de trabajo. El reclamo fue efectuado a través de un escrito dirigido al gobernador Alberto Weretilneck en el que se alude a la “grave situación económica que está pasando el país”.

Según afirmaron desde el organismo provincial, se avanzará en las gestiones para dar respuesta a las demandas. La semana que viene habrá una nueva reunión para responder a los distintos pedidos de La Dignidad.

Amenazas

Por otro lado, Mora repudió enérgicamente las agresiones y amenazas sufridas por dos integrantes del movimiento social en los últimos días que fueron denunciadas ayer en el Poder Judicial. Para Mora, se trata de “una situación que debe ser investigada hasta las últimas consecuencias”, ya que se estas agresiones “buscan amedrentar a quienes trabajan solidariamente con los vecinos”.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario