Los Pinta celebraron la Regata en familia

Martín sumó su 16° éxito en el río Negro, pero este fue especial porque lo hizo con su hijo.

Martin Pinta y la felicidad de ganar la Regata con su hijo Damián. En la etapa 7 marcaron mucha diferencia.

Una victoria más para Martín Pinta en la Regata del Río Negro, pero esta fue muy especial porque la consiguió con su hijo Damián, el responsable de que se haya terminado inscribiendo en la prueba número 44 de la tradicional competencia, la más larga del mundo.

Te puede interesar...

Ayer, en la 7ª y última etapa, los representantes de la Escuela Municipal de Patagones sacaron muchísima diferencia para quedarse con el mejor tiempo de la maratón.

El escaso segundo que debían descontarles a Julián Algarañás y Marcos Figueroa, del Club Náutico Piedra Buena, quedó rápidamente en el pasado porque el bote de sus principales competidores se dio vuelta en una parte del tramo entre la estancia San Javier y Viedma, lo que los llevó a perder mucho tiempo. Se terminaron ubicando en la clasificación del sábado en el quinto lugar, a más de dos minutos de los líderes.

De esta manera, el paseo por la costa de Viedma fue triunfal para papá Martín y su hijo Damián. Incluso bajando el ritmo de las remadas, se llenaron el alma con los aplausos de sus propios vecinos y amigos.

Fue el 16° en el río Negro para Néstor Pinta, 13 de los cuales los hizo en compañía de su dupla, Martín Mozzicafreddo, que esta vez no se sumó al pelotón.

A los festejos en la costa de la comarca se sumó la beba Francesca, hija menor y hermana de los nuevos reyes del agua en la provincia.

K1

Como se especulaba, la definición de los K1 fue muy pareja, como toda la semana.

La nota reprochable se dio por el lado de las damas, porque embarcaciones rivales provocaron que el bote de Aurora Figueras Palomeras se terminara dando vuelta.

La roquense Cecilia Collueque se quedó con el primer puesto en el mismo año en que una de las etapas fue bautizada con su nombre.

Walter Bauzán, de España, desató el festejo en los K1 de los caballeros acompañados por una multitud que siguió desde la orilla a los palistas que lograron unir en 300 kilómetros a Senillosa con Viedma en una semana de superacción que afortunadamente fue acompañada por buen clima y terminó, como siempre, con Pinta como campeón.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario