El clima en Cipolletti

icon
21° Temp
31% Hum

Los perritos Cata y Oki, amigos inseparables, tienen un nuevo hogar

Una familia decidió adoptarlos de la guardería canina. Como no podía ser de otro modo, las proteccionistas que manejan el refugio estaban emocionadas por el logro.

La buena voluntad y el buen sentimiento de la gente han querido que los perros Cata y Oki, amigos inseparables, tengan un destino conjunto y que su relación perdure y se conserve en un nuevo hogar. Una familia decidió adoptar a los dos perros juntos y ayer partieron, dejaron su vieja casa, la guardería canina de la Isla Jordán, hacia su nueva y mejor vida.

Por fortuna, el programa de adopciones que impulsa la Fundación SOS Animal Cipolletti sigue dando frutos y son cada vez menos los animales que alberga el refugio. Si bien en 2022 se ralentizó algo la cantidad de adopciones, el proceso sigue en marcha sin pausa y el propósito de las proteccionistas es que, a mitad de año, no quede ninguna mascota alojada en el lugar.

Te puede interesar...

Es un objetivo difícil, pero con decisión y esfuerzo de las protectoras de los animales y una buena predisposición de la comunidad, se podrá lograr.

La referente María Acosta manifestó que la familia Paponi, que acaba de adoptar a Catalina, más nombrada como Cata, y a Oki, sabrá brindarles a ambos, además de cariño, un espacio adecuado, donde convivirán con una perra adulta y con un cachorro.

La casa familiar reúne las condiciones imprescindibles que plantea como requisito la Fundación, como tener un patio o predio cerrado, entre otras puntos, todos los cuales han sido satisfechos.

La adopción de mascotas, vale acotar, es algo serio e involucra responsabilidades para los adoptantes, los que deben firmar un documento con los compromisos que asumen. Los jordanes se entregan castrados y en buenas condiciones de salud.

La emoción y la felicidad de Acosta y su grupo por el nuevo logro tiene sus explicaciones. Y es que el destino de Cata y Oki se presentaba más bien incierto, porque se buscaba que los dos fueran juntos a un nuevo hogar.

Y no por nada, sino porque ella, menuda, divertida y con carácter, y él, mediano, juguetón y buen compañero, eran desde hace años inseparables en su amistad, compartiendo mucho tiempo de su vida en la guardería. Para las proteccionistas, separarse de ellos, si bien es un logro y para bien, no deja también de ser un momento especial, por el afecto que les tenían y que les tienen.

Acosta indicó que durante el año pasado bajó algo el ritmo que venían teniendo las adopciones en relación con temporadas anteriores pero aún así se pudo conseguir un hogar para 35 canes, un buen número.

En la actualidad, en la guardería canina siguen alojados 46 animales, una cantidad que se espera reducir a cero, o al mínimo mínimo posible, a mitad de año, cuando vence el convenio del Municipio y la Fundación para el manejo del predio.

Las proteccionistas siguen teniendo muchos planes para mejorar la calidad de vida animal en Cipolletti y, por eso, ya tienen pensada una nueva propuesta a la comuna para trabajar en el control de la superpoblación canina de la ciudad, desde una óptica que respete los derechos y la naturaleza de los considerados, desde siempre, como los mejores amigos de los humanos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario