Los aumentos de costos acorralan a las panaderías

Hubo cuatro cierres en los últimos meses debido a las subas de los servicios y los insumos.

Las panaderías de la ciudad tienen serios problemas para sostener sus puertas abiertas al público. Es uno de los rubros comerciales más castigados por la escalada de precios en los servicios de la luz y el gas, y los costos fijos que tienen para contratar personal y pagar la enorme carga impositiva que acorrala a todas las pymes.

Basta con echar una mirada a las boletas que llegaron este mes, con aumentos que son impagables. En una panadería de esta ciudad, los dueños tienen que afrontar el compromiso de pagar 80 mil pesos, entre luz y gas, y no saben cómo harán para hacerlo. La situación se repite en otros puntos del alto valle, en los que ya hay aumentos anunciados en el precio del kilo de pan y de la docena de facturas. En la ciudad, aún no hay consenso para volver a remarcar los precios.

Te puede interesar...

En Cipolletti, algunos panaderos tomaron la determinación de suspender el reparto a despensas y fiambrerías, que en algunos casos era de 350 kilos de pan por día, para sacarse de encima la carga de los impuestos que pagan por la prestación de ese servicio. En adelante, solo atenderán al público en el local, y se quedarán con los empleados necesarios para la elaboración de sus productos.

El comerciante que debe pagar 80 mil pesos de servicios, quien prefirió el anonimato por seguridad, necesitaba sacar dos camionetas de la calle y la fuerza laboral de entre cuatro y cinco personas para poder comercializar pan a otros locales.

Aumento

En la Cámara de Panaderos de Cipolletti pronosticaron un nuevo aumento inminente en el kilo de pan, que hoy oscila entre los 60 y 65 pesos, porque más allá de las constantes actualizaciones de la harina, los altos costos fijos que tienen los están fundiendo.

En efecto, advirtieron que en los últimos seis meses del año, una panadería ubicada en la calle Arenales bajó la persiana, otra lo hizo sobre La Esmeralda y dos más en Naciones Unidas.

En este contexto, vaticinaron que, tarde o temprano, el kilo de pan se irá a 90 pesos y la docena de facturas, a 180 pesos como mínimo, cuando en los barrios hoy ronda los $120 pesos. “No se evalúa tal aumento para ganar más dinero. Las panaderías hoy no bancan los costos fijos. Hay gente que está evaluando cerrar, o no tener más empleados, y que trabajen solo los dueños”, indicaron algunos panaderos consultados.

La inestabilidad de la economía es tal, que de un día para otro la bolsa de harina de 50 kilos aumentó 150 pesos. Hoy cuesta alrededor de $1000.

Las alternativas para no cerrar

Menos producción

Algunos panaderos optaron por dejar de venderles pan a otros comercios. Pierden clientes, pero ahorran en insumos y el costo que genera hacer el reparto.

Despidos

La crisis impacta directamente en los puestos laborales. Hay familias dedicadas al rubro que contemplan reducir al mínimo la cantidad de empleados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario