Las pymes, contra las cuerdas por una suba impositiva

Provincia ratificó el aumento de Ingresos Brutos, para compensar la baja para la producción.

Los comercios y las pymes rionegrinas sufrirán un fuerte aumento del impuesto a los ingresos brutos, con el que la Provincia busca anular el impacto de la baja del gravamen a la actividad primaria acordado con Nación. La decisión genera gran preocupación en el sector empresario, que intentó lograr que la Provincia diera marcha atrás, pero no tuvo éxito.

Ingresos Brutos es el impuesto clave para la recaudación provincial. En 2017, el tributo representó el 70 por ciento de los ingresos de la Agencia de Recaudación. Por eso, ante la rebaja impulsada por Nación a la producción de peras y manzanas, el Ejecutivo dispuso una fuerte suba para los otros sectores que pagan IB. Es “una medida que complica la situación del sector”, cuestionaron desde la Federación de Entidades Empresarias que agrupa a todas las cámaras de comercio de la provincia.

Los empresarios se reunieron con Leandro Sferco, el titular de la Agencia, y le reiteraron su preocupación por el sector comercial, emprendedor y empresario, que explica una parte muy importante del movimiento económico provincial, puesto que sufrirá un aumento considerable en los porcentuales que deberá pagar en concepto de Ingresos Brutos.

Este impuesto se calcula sobre el total facturado pero se paga con el margen de rentabilidad. El aumento implica elevar la incidencia del tributo de un 9,5% a un 13,2% de la rentabilidad de una empresa al día con los pagos y del 10,5% al 17,3% de las que no pueda acceder a los descuentos por pago en término.

Para una pyme media de cinco empleados que facture 400 mil pesos mensuales y no pueda acceder a los descuentos, la suba del tributo representa en términos reales 96 mil pesos por año que se suman a los $144 mil actuales.

Marco Magnanelli, el presidente de Feern, aseguró: “Se trata de una medida que complica la situación del sector que representa una parte importante del movimiento económico provincial. Entendemos que el nuevo régimen fiscal al menos provocará incertidumbre y podría trasladarse a los precios”.

Sferco expresó que el incremento surge de la adhesión de la provincia al Pacto Fiscal y de la Ley de presupuesto propulsada por el gobierno nacional. Desde la Agencia se explicó que se trata de un acuerdo fiscal a nivel nacional, que se espera confluya “en una reducción de los precios de los productos finales por reducción de ingresos brutos en los topes de las cadenas de valor como: transporte, producción primaria, fábricas y energía”.

“Si bien actividades primarias recibirán una baja del tributo, en la realidad esto muy raras veces derrama en una baja de los precios en la cadena de valor y dudamos que llegue al sector comercial y servicios, por lo que este aumento posiblemente se traslade a los precios o nos quite competitividad y rentabilidad, sumado a al hecho de que los aumentos son en un paso y las bajas son progresivas”, había alertado el presidente de la FEERN.

En Cipolletti hay preocupación y la cámara local se había reunido con la entidad neuquina para intentar resistir el incremento. Ahora, deberán analizar el impacto que tendrá a nivel individual y colectivo ya que la Provincia no dará marcha atrás con la determinación.

Un ingreso clave para la Provincia

La quita para la fruta

El gobierno provincial, como parte del pacto fiscal con Nación, acordó reducir progresivamente el impuesto a los ingresos brutos a la producción de peras y manzanas. Se busca dar competitividad al sector.

Impacto interno

La recaudación por Ingresos Brutos representó en 2017 el 70% de la recaudación de la Provincia. Para evitar un fuerte impacto en las cuentas públicas, el Ejecutivo compensará la pérdida con el aumento a las pymes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario