Las cifras del desamparo de las trans en el Alto Valle

Un censo reveló que no acceden al mercado laboral y casi la mitad se prostituye. Su expectativa de vida es de apenas 42 años.

Las personas trans que viven en el Alto Valle tienen una expectativa de vida de apenas 42 años, problemas para acceder al mundo laboral y en su gran mayoría no terminan el secundario.

Los datos surgieron de un relevamiento realizado por el gobierno de Neuquén, la Universidad Nacional del Comahue y organizaciones no gubernamentales durante el 2017.

Te puede interesar...

“El relevamiento reafirma y confirma cifras alarmantes sobre el estado de vulnerabilidad de la población de travestis, transexuales y transgénero. Por ejemplo, que el promedio de vida es de 42 años y que más del 80% no tiene terminado el secundario”, señaló Adrián Urrutia, director de Diversidad de Neuquén.

El censo contempló información sobre 133 personas trans de Río Negro y Neuquén. Los datos referidos a educación dan cuenta que el máximo nivel de estudios alcanzado es similar en ambas provincias, alrededor del 60% no completó la educación obligatoria y, un 8% no terminó el nivel primario.

80% de las personas trans no terminaron el secundario

Según el relevamiento, la gran mayoría de las personas trans no completa la educación obligatoria. Apuntan a la discriminación como factor clave.

La actividad por la cual las personas trans obtienen ingresos es, en su gran mayoría, la prostitución, que es ejercida por el 45% de las personas encuestadas. Le sigue la actividad administrativa (15%) y el cuidado de personas (10%). La actividad sexual, además, es casi exclusivamente desarrollada por mujeres y, además, en los últimos 5 años el 64% padeció agresiones físicas y verbales de los clientes.

En relación con la salud, el 55% de las personas trans de Neuquén afirmó tener cobertura médica y, de ellas, el 45% aseguró que contempla procedimientos hormonales o cirugías de readecuación hormonal. En Río Negro la cobertura es mayor, porque el promedio interprovincial de cobertura es del 65% de las personas trans.

“Son cifras alarmantes, así que a partir de este momento nadie va a poder mirar para otro lado”, subrayó Urrutia. Y aseguró que los números deberán servir para “profundizar las políticas que venimos desarrollando”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario