La obra de la Ruta Nacional 22 trajo más problemas que soluciones

A la altura de Puente 83, los desechos que circulan por el canal P2 se estancaron en los pilotes y obstruyeron el paso del agua, generando serios trastornos.

Como efecto colateral del temporal que comenzó a azotar a la región el domingo, el Municipio solicitaría a Nación que se replantee la obra en construcción de la ampliación de la Ruta 22, a la altura de Puente 83. Es que buena parte de los desechos que circulan por el canal P2, principal vía de desagote de la ciudad, quedan estancados en los pilotes que sostendrán el puente proyectado y obstruyen así el paso del agua, y la contingencia climática de los últimos días puso al desnudo esa situación.

Por eso, en la audiencia pública que se realizará en Roca para debatir si se eleva la calzada o las calles que cruzan a la Ruta 22, las autoridades de la Municipalidad de Cipolletti plantearían esa situación a Nación con el fin de que se revisen y readecuen los trabajos. Ya que, según explicaron, si esto no se revé, las complicaciones a futuro podrían ser muy peligrosas.

Ayer, un equipo de trabajo se encontraba en el lugar para retirar la basura y permitir así que drene el agua y evitar que vuelva, como estaba ocurriendo.

Las imágenes son elocuentes y llamativas a la vez, ya que es evidente la falta de previsión que se tuvo a la hora de proyectar la obra en ese lugar.

Obra demorada

En ensanche de la Ruta 22 es una vieja demanda de los vecinos del Alto Valle, pero su concreción entre marchas y retrocesos sigue dilatándose.

Mientras que en el medio aparecen nuevos e inesperados problemas, como el de la elevación de la calzada en Roca, donde vecinos y autoridades se oponen, y ahora la situación del canal P2.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario