La golosina 100% cipoleña

Los alfajores de una vecina se venderán en kioscos locales.

Por Guadalupe Maqueda - maquedag@lmneuquen.com.ar

Bárbara Villagra combinó bien su trabajo en un galpón de fruta y su pasión por la pastelería, y de esa fusión surgió un producto artesanal, hecho en casa, que destaca los sabores de la zona: los alfajores Gemma del Valle.

Te puede interesar...

Se elaboran en una cocina domiciliaria del barrio Arévalo para toda la ciudad. Son alfajores de peras y manzanas, sobre todo, pero también hay de membrillo, ciruela y frutos rojos, y los clásicos de dulce de leche. La materia prima, como la mermelada que utiliza en la elaboración de estos productos, también es regional.

Esta semana, en su cumpleaños, recibió la certificación local para colocar su producto en otros locales de venta de la ciudad. Es la primera habilitación que se entrega en Cipolletti para pequeñas unidades productoras de alimentos.

Villagra agradeció la colaboración que prestó la Dirección de Economía Social del Municipio y el INTI para hacer posible la habilitación de su cocina domiciliaria y colocar su producto en puntos de venta de la ciudad.

Bárbara tiene 35 años, es cipoleña y vive en el barrio Arévalo junto a su pareja. Su emprendimiento comenzó a tomar forma y color hace cuatro años, cuando estudió pastelería en Neuquén. Luego comenzó una tecnicatura en alimentos, en Villa Regina.

Ella trabaja en un galpón de frutas, en el sector de báscula, y con su trabajo fue costeando sus estudios. De ahí surgió la idea de elaborar un producto que refleje la actividad y pueda ser degustado por vecinos y turistas, algo bien de la zona, que tenga identidad y referencie a la pera y a la manzana.

Fue probando distintas recetas, su familia degustó cada una de ellas, escuchó sugerencias, llevó a cabo algunos ajustes, y así dio con la fórmula final del producto. “El logro de esta certificación no es solo mío, hay un esfuerzo de toda mi familia que apoya mi idea”, expresó la pastelera Villagra.

Y agregó: “Participo de la Feria de la Calesita y en cualquier otro tipo de feria regional, gastronómica. Pero con esta habilitación puedo entregar mi producto en los comercios”.

El nombre del emprendimiento combina “Gemma”, por los nombres de sus sobrinas, y “del Valle”, por la identidad local. Así nació la marca que se puede encontrar en las redes sociales (Gemma del Valle en Facebook, o gemma.alfajores en Instagram). Los pedidos y entregas son personalizados, puerta a puerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario