Interceptaron a una joven y le robaron la moto

Fue tras una persecución protagonizada por dos delincuentes.

Camila, de 22 años, vivió una noche de terror en las cercanías del barrio Villarino, cuando dos asaltantes la interceptaron y la obligaron a entregarles su moto. Ayer, seguía esperando alguna novedad sobre el posible paradero del vehículo. Hasta no hace mucho, los robos de las motos se circunscribían a hechos que no involucraban a sus propietarios, con delincuentes que aprovechaban alguna distracción o directamente cortaban las cadenas de seguridad y huían de manera

rápida. Pero los asaltantes quieren reafirmar su impunidad y ayer, pasada la medianoche, fueron un poco más lejos, persiguiendo a una joven motociclista e interceptándola en la esquina de La Esmeralda y Arenales. Fueron varias cuadras de mucha tensión para la víctima, que pretendía llegar a la casa de su novio pero que no pudo y fue alcanzada por los ladrones, que se movilizaban en una moto. “Me venían siguiendo”, reveló Camila a este diario, y recordó la rapidez del robo: “Me tiraron”.

Te puede interesar...

Apenas cayó al piso, uno de los delincuentes se apoderó de la moto y huyó junto al cómplice.

Sus gritos para pedir auxilio a los vecinos y su novio no sirvieron de mucho y se resignaron a ver cómo los autores del robo se alejaban con la moto, marca Beta, de 150 centímetros cúbicos.

Camila hizo la denuncia en la guardia de la Comisaría 32 y también difundió una imagen de su moto en las redes sociales para requerir información. Hasta ayer no había conseguido datos certeros y no ocultaba su desazón debido a que el vehículo lo utilizaba para ir a trabajar.

En la zona donde se produjo el hecho no hay antecedentes de robos similares aunque durante el presente año hubo intentos de atraco con esas características en otros barrios, indicaron fuentes policiales. Varios ciclistas han sido sorprendidos y obligados a entregar sus vehículos. El horario tampoco es un obstáculo porque los ilícitos se han producido tanto de noche como de día.

La necesidad de más controles

Una vez más, la impunidad de los delincuentes en el hecho que tuvo como víctima a la joven de 22 años deja al descubierto la necesidad de controles permanentes en los barrios y la zona céntrica.

La tarea conjunta de inspectores de Tránsito con la Policía provincial, que se da los fines de semana, o el trabajo preventivo de la Brigada de Motoristas es muy útil y deberá intensificarse con el fin de impedir el accionar de motochorros cada vez más peligrosos y decididos a todo en materia delictiva.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario