Familia cipoleña sufrió un viaje de terror al volver de vacaciones

Se rompió el cole y quedaron varados.

Lo que arrancó como unas vacaciones de goce y placer terminó convirtiéndose en una pesadilla para una familia cipoleña.

El viaje de regreso desde Chile resultó una película de terror. Tenían pasajes para volver al Alto Valle para el 28 de enero a las 10 de la mañana, pero la travesía se extendió por 32 horas de angustia, incertidumbre y mucha bronca.

Te puede interesar...

Yael Ponce, una de las damnificadas, explicó, en diálogo con LM Cipolletti, que el día de la partida el colectivo -perteneciente a la empresa Vía Bariloche- ya se había atrasado una hora y que cuando finalmente lo abordaron, tuvieron que bajarse en Lonquimay, cerca de las 15, porque “los choferes no paraban de revisar los frenos en pleno movimiento”.

"La unidad no tenía frenos y nos quedamos varados en la comuna. Algunos decían que las pastillas eran nuevas pero que habían quedado mal puestas, pero creemos que simplemente se habían gastado porque estaban pegadas a las ruedas. Intentaron arreglarlo pero fue imposible, tuvieron que llamar a un mecánico”, relató indignada la mujer.

“La empresa no se hizo cargo de la estadía y no nos dieron ni agua ni comida. En Argentina nos hicieron abordar otra unidad en la que no había ni aire acondicionado”, dijo Yael Ponce, víctima de un viaje de terror

Alrededor de las 18, los 60 pasajeros volvieron a exigir una respuesta sobre el estado del colectivo, pero finalmente les dijeron que iban a tener que pasar la noche en Lonquimay. “La empresa no se hizo cargo de la estadía y no nos dieron ni agua ni comida. Un locutor de Radio Bio Bio, llamado Iván Betancourt, fue quien nos ayudó a buscar refugio”, detalló.

“Al día siguiente nos dijeron que habían arreglado el micro y nos subimos, pero íbamos con mucho miedo porque no sabíamos si los frenos habían sido reparados correctamente o no. Mientras que después, cuando llegamos a la aduana, en Argentina nos hicieron abordar otra unidad en la que no había ni aire acondicionado. Viajamos ahogados de calor y sin agua fresca ni para los chicos”, relató Yael.

Finalmente, y luego de 32 interminables horas de un viaje infernal, la familia pudo regresar a su casa en Cipolletti. “Fue un caos el regreso, es lamentable. Y encima había gente que tenía que seguir viaje a Bahía Blanca y otros a Mar del Plata. Fue horrible”, concluyó indignada la mujer.

LEÉ MÁS

Luna Llena en el Lago Pellegrini, la selfie más buscada por los veraneantes

Murieron cuatro personas en un brutal accidente sobre la Ruta 40

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario