Exhibicionista aterrorizó a mujeres en pleno centro

Se bajó los pantalones y se masturbó en el Paseo de la Familia.

La inexistencia de lugares públicos donde pueden ser internados y los tratamientos ambulatorios llevan a que muchos hombres con problemas mentales se movilicen libremente por las calles y que, por un agravamiento de su estado de salud, pongan en riesgo al resto de la comunidad o al menos provoquen una gran inquietud. Fue lo que sucedió ayer en horas de la mañana, cuando un joven de 22 años empezó a realizar exhibiciones obscenas y a hostigar a mujeres que pasaban por el Paseo de la Familia. De manera inicial, no fue necesaria la intervención de las fuerzas de seguridad, pero cerca del mediodía reiteró su conducta desaprensiva y personal de la Comisaría Cuarta se vio obligado a demorarlo preventivamente. Estaba prevista su atención en el hospital y se esperaba la intervención de autoridades judiciales o de Salud, explicaron fuentes policiales.

“Es conocido, un paciente de Salud Mental. A las 9 ya estaba en el Paseo de la Familia aunque en un primer momento se retiró. Después a las 12 volvió con una botella”. Comisario Daniel Uribe A cargo de la Unidad Cuarta

El joven con visibles alteraciones mentales no es un desconocido para la Policía y en muchos casos lo vigilan de forma prudente para que no moleste a las familias que frecuentan los paseos públicos. Ayer, muy temprano, llegó al Paseo de la Familia y estuvo por espacio de una hora hasta que se retiró. Sin embargo, poco después regresó con una botella de whisky y en apariencia, muy borracho. En estas circunstancias, se bajó en varias oportunidades los pantalones cuando pasaban mujeres y se tocaba sus genitales. Molestas y un poco asustadas, dos vecinas decidieron denunciar lo sucedido y un grupo de policías se acercó a la plaza ubicada sobre calle Roca para conocer la situación. El exhibicionista se puso agresivo ante el arribo de los efectivos, que tuvieron que reducirlo y pedirle que los acompañara hasta la unidad policial, destacaron las fuentes.

Desde la Comisaría Cuarta se pudo verificar que el demorado es paciente de Salud Mental y por esa razón se pidió la colaboración de un médico forense.

Se especula que además del consumo de whisky, habría ingerido drogas o medicamentos.

Sin atención

Servicio de salud mental, saturado

Fuentes allegadas a la investigación del incidente ocurrido con el joven de 22 años aseguraron que en el último tiempo no recibió atención médica porque el servicio de Salud Mental estaba saturado.

Los agentes de la Policía provincial intervinieron por dos denuncias específicas y se limitaron a realizarle una contravención. De igual modo, los efectivos advirtieron que el joven estaba muy agresivo y posiblemente bajo los efectos de una importante ingesta de alcohol u otras sustancias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario