Es sordo, no ladra y nadie lo quiere: lo devolvieron al refugio

Se trata de un dogo argentino que vive en el refugio de la Isla Jordán. Ya lo adoptaron dos veces, pero lo terminaron devolviendo.

Como es un perrito sordo, que no ladra, su familia adoptante no lo quiso tener más y volvió al encierro del refugio de la Isla Jordán. Ayer, las voluntarias de la guardería que lo dieron en adopción no paraban de llorar. “Es horrible, re triste. Lo mismo que le hacen a él se lo hacen a otras personas. Los discriminan por sus capacidades diferentes”, dijo María Acosta.

El animal es un dogo argentino que abandonaron en la guardería y ahora la familia que lo quiso acoger, de Plottier, lo devolvió porque no ladra. “Hoy -por ayer- volvió al encierro, con esa carita llena de preguntas”, reza la publicación de la guardería en la red social Facebook. Ya lo devolvieron dos veces.

Te puede interesar...

Acosta precisó que la familia lo adoptó por contrato hace una semana y media. Entonces, aclaró que le explicaron que era sordo. Era un perro de raza, no tenía problemas de conducta, y la casa donde iba a estar tenía las condiciones adecuadas para que estuviese contenido en un patio cerrado y al calor de un hogar que le diera cariño, de modo que vieron con buenos ojos la adaptación. Sin embargo, al cabo de unos días, la dueña de la vivienda se comunicó con las proteccionistas para manifestarles que el perro no ladraba. Al parecer, necesitaba uno que lo hiciera porque ya le habían entrado a robar.

Las voluntarias le explicaron que no podía ladrar, justamente por su discapacidad, pero si tuviese otro perrito al lado, seguramente reaccionaría, como sí lo hacía en la guardería.

Luego, la mujer les dijo que estaba bien y que sus hijos lo re querían. Pero al día siguiente manifestó que no quería tenerlo.

Recordó que las adopciones se realizan con un contrato de por medio, en el que la familia adoptante firma, se compromete y está de acuerdo con todos sus términos. Pero si la adaptación fracasa, tienen que ir por ellos nuevamente.

“Nosotros tratamos de que las adaptaciones sean buenas y para siempre, pero si eso no pasa, vamos a buscarlos porque velamos por sus vidas”, explicó.

Pese al dolor de que este perrito vuelva a la guardería por segunda vez, las voluntarias no pierden las esperanzas de que al fin encuentre un hogar donde realmente lo quieran para amarlo y no para que ahuyente a los ladrones.

“Ojalá que la gente nos ayude a buscarle una casa donde el perro no sea una alarma, sino que lo adoptan para ser amado”, concluyó Acosta.

Guarderia Canina De La Isla Jordan Cipolletti

Lo devolvieron.Nos sentimos sumamente tristes por él.Volver a la isla, es ser abandonado por segunda vez :'( El...

Posted by Guarderia Canina De La Isla Jordan Cipolletti on Tuesday, August 27, 2019

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario