En las chacras no hay plata para podar los frutales

Productores advierten que la inflación y la suba del dólar complican las tareas básicas y el pago de deudas.

Los chacareros no tienen plata para afrontar la totalidad de la poda de este año, y anticiparon que tampoco podrán pagar los préstamos tomados con líneas ofrecidas por la Nación y Provincia a raíz de la inflación y la suba del dólar.

Sebastián Hernández, presidente de la Federación de productores, sostuvo que el productor atraviesa una situación de extrema dificultad para mantener su negocio. “Este año no ha sido bueno y al productor hoy le está costando mucho podar. La poda va muy lenta, y en muchos casos van a dar preferencia a algunas variedades por sobre otras, por la situación económica”, indicó el dirigente.

Te puede interesar...

Años de dificultades desencadenaron este momento en la industria, pero la suba del dólar que se supuso como un incentivo a la actividad (de gran componente exportador) no logró generarle una escala de ingresos al productor frutícola, sino todo lo contrario. Hernández indicó que aumentaron los costos de los insumos y que no pueden costear los vencimientos de los créditos de poda que se dieron el año pasado.

El escenario actual se materializó en varios pasos. El organismo que agrupa a los frutícolas del Alto Valle pidió en diciembre financiamiento al gobierno nacional para la recolección de la producción, al anticipar un panorama complicado para la temporada. El pedido fue negado, por lo que los productores empezaron a financiarse directamente con las empresas, pidiendo adelantos en efectivo para los gastos corrientes de la cosecha. Es así como la mayoría de los productores cobraron gran parte de la producción antes de la corrida cambiaria, y ahora no tienen la solvencia necesaria para hacer frente a los nuevos costos de una actividad que se tasa en dólares.

Los productores buscan un guiño de Nación y advirtieron sobre posibles medidas de fuerza

“Si no podemos podar, menos vamos a poder pagar los créditos. Y el endeudamiento que tiene hoy el productor frutícola con respecto al año pasado es mucho más grande”, agregó Hernández.

El costo de producir un kilo de manzana a principios de año era de 6,5 pesos, algo que en los últimos meses subió al ritmo de la inflación. Pero este kilo de manzana se sigue vendiendo a tan sólo 4 o 5 pesos en el mercado, una diferencia que demuestra el porqué de los números negativos que tiene la actividad.

Por esta situación, los productores pidieron una prórroga del pago de los préstamos al Ministerio de Agroindustria por un año, de la cual todavía no se tiene respuesta favorable. “Esto va a pasar de un diálogo a un conflicto. El día que se quiera empezar a cobrar estos recursos va a ver movilización. Acá hay una realidad, el productor no puede hacer frente al endeudamiento que tiene”, confirmó su presidente, anticipando que habrá medidas de fuerza por parte del sector.

--> Los efectos de la suba del dólar

Sin fondos. Los productores cobraron la fruta antes de la suba del dólar, que disparó el costo de producción en una actividad dolarizada. Así, reducen tareas culturales.

Créditos. Los productores que tomaron préstamos en 2017 no tienen cómo pagarlos y pidieron una prórroga a Nación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario