El trabajo incansable de Sol Patagonia para mejorar la vida en los barrios cipoleños

Hace casi una década trabajan en mejorar los hábitos de los más chicos con talleres sobre el cuidado de la salud, alimentación, erradicación de la violencia y consumo de drogas. Los chicos son el motor de cambio social y de las propias familias.

La fundación cipoleña, Sol Patagonia, lanzó una campaña online para recaudar fondos y poder expandir los proyectos saludables en las escuelas de la ciudad. Hace 9 años trabajan en diversas problemáticas en instituciones de barrios carenciados en el cuidado de la salud, prevención del consumo y erradicación de la violencia. La sede central se encuentra en la primaria del Mapu, y desde allí trabajan con una docena de profesionales en la incorporación de buenos hábitos en los más pequeños.

El fundador de la ONG, el cardiólogo Carlos Baruf, dijo que es esencial la campaña para poder sostener todo el trabajo que vienen realizando hace casi una década, pero además poder expandirse territorialmente en otras zonas de la ciudad.

Te puede interesar...

“Hasta ahora venimos sobreviviendo gracias al aporte voluntario de aquellas personas que conocen nuestro trabajo, pero los recursos son escasos. Nosotros somos una escuela promotora de la salud, en la que implementamos espacios de prevención y promoción de la salud en escuelas y jardines junto con la generación de habilidades para la vida de los chicos. Trabajos siempre en zonas carenciadas, con problemas de alimentación, violencia y consumo. Hacemos conocer a los chicos que existen otros mundos posibles”, relató Baruf en diálogo con LM Cipolletti.

Actualmente la fundación tiene su centro en la escuela primaria 294 del barrio Anai Mapu y lograron llevar también su trabajo hasta otros establecimientos como los jardines 49 y 118, el Centro Infantil Municipal, el jardín del colegio secundario del Mapu y los integrados del barrio Labraña y Puente 83, además de la escuela primaria de Ferri. Son más de 1500 niños los que reciben asistencia y contención de una docena de profesionales en de diferentes áreas en las que se destacan la nutrición, oftalmología, psicología, fonoaudiología, pediatras y hasta actividades estético-expresivas.

“Los docentes son el afecto primario de los chicos, y actualmente están sobrepasados de problemas y deben lidiar con todo. Muchas veces son tantas las problemáticas que el chico termina sin aprender a leer o escribir. Por eso es esencial que las escuelas cuenten con un equipo interdisciplinario para poder colaborar en todas las áreas. Hay cosas tan básicas como la salud bucal, en las que detectamos graves falencias. Hay que saber que los chicos que no tienen dientes, son chicos que no van a poder sonreír en su vida y hasta incluso no van a poder encontrar trabajo. Con la entrega de cepillos de dientes, materiales, y la información para adquirir el hábito del lavado, podemos ayudarlos. También se les realizan controles y tratamientos gratuitos. Estos equipos además son la confianza de los niños, y cuentan las situaciones que padecen en sus casas, y desde allí poder generar la asistencia necesaria”, expresó Baruf.

"En la 294 arrancamos con el kiosco saludable, y fue todo un éxito. Antes los kioscos vendían basura, y ahora venden frutas y se convirtieron en un negocio sustentable para la escuela".

sol patagonia

“Tenemos que explicar que nosotros primero escuchamos los problemas y necesidades de la comunidad, hacemos un diagnóstico y en base a eso trabajamos. No imponemos nada. Por ejemplo, en el Anai Mapu los mismos chicos nos indicaron el grave problema de convivir con la basura y perros muertos, y se trabajó en la creación de una brigada saludable. También trabajamos con el problema de la obesidad infantil, que en el barrio se registraron índices alarmantes. Es muy importante trabajar hábitos con los chicos porque ellos mismos son el motor de transformación en sus casas”, contó el fundador de la ONG reconocida por la OMS.

Duchas y lavarropas de uso comunitario en el Mapu para estar limpios

Uno de los grandes problemas en sectores carenciados es la suciedad, vinculada a la falta de infraestructura de las viviendas en las tomas y de servicios. Por eso Fundación Patagonia junto con el aporte del Club de Leones, instalaron duchas y lavaderos en la escuela del barrio Anai Mapu. El lugar es de acceso gratuito, y cuenta con dos duchas con agua caliente, y dos lavarropas, para que los vecinos del lugar puedan utilizarlo.

“Cuesta que lo vecinos usen el lugar porque les da vergüenza, y también porque se han acostumbrado a no bañarse. Pero el proceso cuesta tiempo, y entender que la higiene es salud lleva trabajo. Lo importante es que sepan que existe un lugar disponible para que lo usen cuando sea necesario”, relató Baruf.

Las instalaciones están disponibles en la escuela primaria 294.

Obesidad infantil, un grave problema en Cipolletti

Según indicó la licenciada en nutrición, Romina Rodríguez, en Argentina las estadísticas marcan que 6 de cada 10 adultos presentan exceso de peso, mientras que el 30 por ciento de los niños en edad escolar tienen exceso de peso, y un 6 por ciento obesidad. En los barrios Anai Mapu y Ferri estos índices fueron aún mayores, con casi la mitad de los niños con sobrepeso y un 8 por ciento obesidad. Esto aumenta el riesgo y la probidad de enfermedades.

Bajó la edad de consumo de drogas

Juan Manuel Molina, psicólogo del equipo Sol Patagonia, dijo que los registros indicaron que bajó la edad en el consumo de sustancias en los barrios. En dialogo con LM Cipolletti, afirmó que cuando empezaron a trabajar en 2014 advirtieron que la edad de consumo promedio era 14 años, y ahora detectan que empiezan alrededor de los 11. Por esta razón los talleres de prevención de adicciones debieron pasar a darse desde cuarto grado.

“Los talleres son espacios diferentes que tienen como objetivo informar acerca de la problemática de las adicciones, su prevención, concientización y también la desnaturalización del uso de drogas”, expresó Molina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario