El sufrimiento se convirtió en una gran fiesta en las calles

Los cipoleños se ilusionan con la Selección.

Primero llegaron los que salían de los bares, al fin con una sonrisa; luego se escucharon los primeros bocinazos y en pocos minutos por España y Roca ya no se podía pasar. Argentina hizo el milagro, sigue adelante en el Mundial de Rusia y los cipoleños lo festejaron con todo, una mezcla de desahogo e ilusión.

La lluvia, tenue pero constante, no parecía el mejor escenario para un festejo en las calles, pero en cuanto se consumó la imprescindible victoria ante Nigeria a nadie le importó. La Selección y el Mundial unen a los fanáticos de todos los clubes por un rato y convierten en hinchas a quienes durante los cuatro años previos no habían mirado un solo partido. Y se notó en la calle con grupos de amigos jóvenes y familias enteras dando una especie de vuelta olímpica por las calles del centro.

Te puede interesar...

El festejo, que incluyó humo celeste cubriendo el cielo y el retumbar de un bombo legüero, fue un grito esperado durante horas. En la ciudad, futbolera como ninguna otra en el valle, el clima de final mundialista se vivió desde temprano. Los puestos de venta de camisetas y banderas coparon todas las esquinas, y el partido fue tema de conversación obligada. El movimiento en el horario de ingreso escolar fue mucho menor al habitual, con colectivos vacíos y lugar para estacionar en la mayoría de los establecimientos. Aunque los directivos tienen la posibilidad de prender la tele para que los chicos vean los partidos, hubo una merma notable en el ausentismo. Como había ocurrido el jueves, en la derrota ante Croacia que había puesto contra las cuerdas al equipo que lidera Lionel Messi.

El primer gol fue un estallido en todos los barrios. Messi hizo magia con un precioso pase de Éver Banega, doble control en el aire y derechazo al ángulo. Aunque sin sufrimiento no vale, parece, y en el arranque del segundo tiempo un penal le permitió empatar a los nigerianos y puso a temblar a todos los cipoleños. Fueron casi 40 minutos de tensión, hasta que Marcos Rojo se vistió de héroe, puso el 2-1 a cinco minutos del final y desató el festejo de los cipoleños, quienes ahora se animan a soñar.

Francia: El equipo europeo será el próximo rival de Argentina, el sábado desde las 11.

Embed

LEÉ MÁS

Con el corazón en la mano: Argentina clasificó a los octavos de final y va por Francia

La Selección tendrá aliento cipoleño en Rusia 2018

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario