El PRO impugnó una mesa porque perdió por mucho

El oficialismo enfureció a los demás partidos. No le hicieron lugar.

El escrutinio definitivo de las elecciones municipales fue mucho más ágil ayer, no se abrieron urnas y se incorporaron los datos del 40% de las mesas. Aunque el clima en general fue más distendido, una protesta del PRO encendió la mecha y caldeó los ánimos.

Sin faltas graves, en el primer día se descartó la idea de abrir todas las urnas. Ayer no hubo ningún pedido en ese sentido. Fue apenas un cambio de estrategia: el PRO ahora intenta que se anulen mesas para volver a votar en esas urnas.

Te puede interesar...

Con ese objetivo, el PRO pasó de los argumentos legales a las chicanas sin escalas. Los reclamos que recibió la Junta Electoral incluyeron ayer el pedido de anular una urna porque Juntos había ganado por mucha diferencia. La tensión tocó su punto máximo en la pequeña oficina del tribunal. “Si admitían eso, el escrutinio no seguía”, aseguró un dirigente de la oposición.

El rechazo fue en bloque, la UCR y Juntos cuestionaron “la chicana” del PRO y el FpV consideró que era “una falta de respeto”, ya que la mesa en cuestión, la 77, estaba en una escuela en la que trabajó el fiscal general del partido y todas las actas tenían las mismas cifras y exhibían las firmas correspondientes.

Después de una hora de debate, la Junta rechazó el planteo porque no había argumentos legales para sospechar irregularidades y oficializó los datos. Juntos sacó 70 votos de diferencia en esa mesa.

Antes, hubo dos cruces por urnas que no estaban debidamente fajadas. El PRO argumentó que debían anularse las mesas. Eso habría derivado en una nueva votación. En el primer caso, la mesa 32 de la Escuela 221, la Junta consideró que la urna estaba dentro de la bolsa correspondiente y contaba con toda la documentación necesaria, y que los datos consignados eran “coincidentes con las actas de los partidos políticos”, por lo que rechazó el reclamo.

El oficialismo cambió de estrategia, pero mantiene sus reclamos y aumenta la bronca entre los dirigentes de la oposición.

“Lo que está pasando es que cuando gana Juntos, el PRO quiere abrir las urnas. Ellos apuntan a anular un par de mesas para volver a votar”, dijo Pedro Rivero, presidente del comité local de la UCR. “Es sistemático, pidieron abrir una urna porque perdieron por muchos votos”, agregó José Luis Martínez, del FpV, a través de LU19.

En la segunda instancia, en la mesa 70, ante un escenario similar se determinó dejar la situación pendiente de resolución hasta que se termine con las demás mesas. El objetivo fue no retrasar aún más el escrutinio.

El recuento llegó hasta el 40% de las mesas y se interrumpió hasta hoy a las 10. Los dirigentes políticos aguardan que se resuelva durante esta jornada, aunque tienen dudas. Quedan más de 100 urnas y esperan que el PRO presente nuevos reclamos.

La protesta que encendió la mecha

Diferencia

Al PRO “le hizo ruido” que, en la mesa 79, Juntos obtuviera 70 votos más que Aníbal Tortoriello. Por eso reclamó que la mesa fuera anulada.

Todo en regla

No había indicios de irregularidades, el fiscal del PRO había firmado las actas y no se protestó en el plazo legal, pero el oficialismo hizo el intento. No le hicieron lugar.

78 las mesas cuyos datos fueron oficializados

En total, ya se revisaron 79 urnas, pero hay un recurso del PRO pendiente de revisión porque no tenía la faja de seguridad. Una protesta similar fue desechada por la Junta.

28 los votos de diferencia con el 40% escrutado

La paridad que arrojó el escrutinio provisorio se refleja con el avance del procedimiento. Ayer hubo varios cambios de liderazgo y, al final, el PRO sumó 7134 votos contra 7106 de Juntos.

LEÉ MÁS

El escrutinio llegó al 40% y la Junta rechazó objeciones del PRO

Avanza la pesquisa tras el secuestro de medicamentos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario