El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
86% Hum
LMCipolletti calles

El peligro de los baches en calles de Las Perlas

Los agujeros de gran riesgo y calado proliferan en calles y caminos de la comunidad. Un vecino lo comprobó días atrás, cuando se le dañaron los frenos.

Te puede interesar...

En Las Perlas, no solo preocupan los crónicos y profundos problemas en materia de servicios básicos. También hay una gran inquietud por los baches, algunos de ellos de grandes dimensiones, que se multiplican por calles y caminos de la localidad.

El riesgo para los automovilistas es muy grande, ya que los vehículos que, por descuido, mal cálculo o exceso de confianza, se los llevan por delante, pueden terminar con daños y desperfectos de diversa magnitud.

El peligro es también, y mucho más de temer por sus eventuales consecuencias, para la gente que anda de a pie, entre ellos niños, cerca de sus casas. Ocurre que en el lugar las calles, que son todas de ripio, carecen de veredas y un auto que pierda el control puede llegar, y ojalá no suceda, a llevarse puesto a quienes, por desgracia, en una circunstancia así, se les crucen por delante.

Calles destruidas 2.jpg

Los baches pueblan las calles centrales como la avenida del Trabajador y la arteria Lembeye, pero no se salvan del panorama las ubicadas en los barrios y los alrededores.

La triste realidad vial de la comunidad fue expuesta por el vecino Roque Sardá, quien el jueves se llevó un chasco al pasar por un bache muy pronunciado del barrio Costa Esperanza. A bordo de su vehículo, pensaba hacer algunas compras porque al día siguiente era el cumpleaños de su esposa. Nunca pensó que el agujero en el ripio le iba a cambiar el día y sus planes.

Al pasar las ruedas del lado izquierdo por el pozo, ocurrió que salieron disparadas piedras en todas direcciones y una grande y otras más pequeñas se le incrustaron en el sistema de frenado y el vehículo estuvo a punto de volverse ingobernable.

Sin embargo, logró controlarlo y conduciendo con mucha cautela se dirigió a un taller ubicado en el barrio neuquino de Valentina Sur. Allí le arreglaron el desperfecto, le sacaron las piedras y, como corresponde, le pasaron la factura, por suerte para él, no muy salada, pero que nunca había imaginado que tendría que afrontar.

Sardá, al referirse al acontecimiento que le tocó vivir, lamentó el mal estado que muestran las calles perlenses y señaló que el delegado municipal Carlos Aimasso habría referido, en algún momento, que no habría en la comuna fondos suficientes para efectuar tareas de bacheo y reparación. Algo que no deja de ser muy cuestionable.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario