El gesto solidario cipoleño que se volvió viral

Una familia armó un perchero para regalar ropa de abrigo que ya no usaba y muchos vecinos les hicieron donaciones para que lo mantengan abierto.

Una familia muy solidaria improvisó un perchero con alambres en el portón de su casa y colgó toda la ropa de abrigo que ya no usaban. “Si te sirve, llevalo; si te sobra, compartilo”, decía el cartel que pusieron junto a la ropa.

Todo comenzó el miércoles con una limpieza de placares, y poco después ya se habían quedado con el ropero y las perchas vacías. “Se llevaron todo”, comentó contenta Alejandra Yanquin, la dueña de casa. Ella es docente y vive con su marido –Cristian Acuña- y tres niños -Kiara, de 15 años, Santino, de 5, y Tiziana, de 3- en la calle Don Bosco 1649.

Te puede interesar...

Aunque su ropa se acabó, el perchero se mantendrá. Hubo gente que se comprometió a colaborar con donaciones de ropa y calzado.

“Todos podemos ayudar, más en la situación que estamos viviendo. Nosotros alquilamos y por ahí no llegamos a fin de mes. Y pensamos: nosotros estamos así, trabajamos los dos y nos cuesta, cómo harán otros. Con las vivencias que tengo en la escuela, quedás impactado”, advirtió la docente.

Embed

Da clases en la escuela secundaria del Anai Mapu, donde se crió y recuerda haber crecido con ropa usada o prestada. “Lo que les quedaba chico a mis hermanos lo usaba yo y en mi casa, actualmente, se van pasando la ropa de primo a primo, de hermano a hermano”, comentó.

Cuando vuelve de la escuela, después de las 15, Alejandra saca el ropero de alambres y lo cuelga en el portón de su casa, junto a su fiel compañero y asistente, el pequeño Santino de 5 años, muy entusiasmado con la iniciativa, tanto que el primer día estaba enojado porque la gente no iba a retirar su ropa. Luego, cuando el ropero se viralizó en las redes sociales, se quedaron con las manos vacías. El impacto fue enorme e instantáneo.

Quieren seguir adelante en la medida en que junten más ropa de abrigo y calzado. Hay gente que pasa corriendo por una prenda de vestir porque les da vergüenza. Otras personas se acercan y agradecen lo que están haciendo por los demás y hay vecinos que colaboran con ropa. “La intención es continuar. Hace mucho frío y vamos improvisando”, contó.

Quienes necesiten una prenda de abrigo o tengan ropa usada para dar pueden acercarse hasta la casa de Alejandra y Cristian, en Don Bosco 1649, frente a las 432 Viviendas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario