El cuidador de la perrera tiene cada vez más defensores

Una dura crítica a las penosas y lamentables condiciones en que ha debido trabajar el empleado municipal Ángel Parada, desvinculado por el Municipio de su labor en el refugio canino de la Isla Jordán, circuló ayer, avivando el malestar contra las autoridades del Municipio.

Una dura crítica a las penosas y lamentables condiciones en que ha debido trabajar el empleado municipal Ángel Parada, desvinculado por el Municipio de su labor en el refugio canino de la Isla Jordán, circuló ayer, avivando el malestar contra las autoridades del Municipio.

El cuestionamiento consta en un video titulado “La dignidad es un derecho”, a disposición en el sitio www.facebook. com/guarderiacaninaislajordancipolletti.

El corto ya había sido compartido anoche una gran cantidad de veces. En él se mencionan los 11 años de servicio cumplidos por el trabajador y se muestra el deplorable aspecto del espacio donde vivió mientras cuidaba a los perros. Se exhibe el tráiler viejo, sucio y destartalado que ha sido su casa y puesto laboral, donde las instalaciones de electricidad eran precarias y peligrosas, y donde la única compañía que tuvo era de los perros.

Se pasa revista al lamentable aspecto de las paredes, el techo, el baño, las piletas para lavar, el camastro y los pobres enseres del empleado.

Las personas solidarias con los canes de la guardería canina están indignadas por el inminente desalojo de Parada y reprochan que se lo eche sin siquiera proporcionarle un lugar apropiado donde vivir. Cada vez hay más inquietud por el estado y el destino del refugio canino de la Isla y no cesan las polémicas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario