El apagón fue un golpe muy duro para el comercio local

Los comerciantes se quedaron con gran parte de la mercadería que pensaban vender en el Día del Padre y muchos de ellos hasta tuvieron que desechar productos perecederos como los que elaboran las panaderías.

El comercio local sufrió un doble embate el domingo que pasamos todos a oscuras. Ocurre que se habían preparado especialmente para vender más de lo habitual en una fecha clave como el Día del Padre, de modo que no solo no pudieron comercializar toda la mercadería que habían elaborado o adquirido, sino que muchos de ellos tuvieron que tirar buena parte del producto manufacturado horas previas.

Es que si bien el frío ayudó para que se conserven carnes, fiambres y lácteos refrigerados, otros productos, como todo lo que se elabora en las panaderías, que no llegaron a pasar por el horno antes que se corte la luz ni lograron venderse, fueron desechados.

Te puede interesar...

“No vendimos ni la mitad de lo que teníamos especulado; y muchísimas panaderías estuvieron en la misma situación”, comentó Marcos Flores, de la reconocida La Americana. Dijo que las ventas fueron muy malas y que no trabajaron ni el 30 por ciento de lo que se trabaja un día normal de la semana.

Durante el mediodía de ayer pudieron trabajar bien con un horno pizzero que es gas. Sin embargo, las bandejas o tachos donde se coloca el pan y otros productos no ingresan en ese tipo de cocina, por lo que una parte de lo que amasaron tuvo que desecharse.

Por caso, el panadero Flores comentó: “Nosotros tuvimos que tirar cuatro carros de pan- alrededor de 200 kilos- porque quedaron sin cocinar y se pudrieron. También facturas. Hay cosas que se pasan de punto, de levadura, y ya no sirve la mercadería”.

Contaban con un grupo electrógeno, pero hacia las 18 tuvieron que cerrar; y una vez que volvió la luz, retomaron el trabajo cotidiano desde la medianoche, hasta las 4 de la madrugada de hoy.

El titular de la Cámara de Industria y Comercio (CIC), José Luis Bunter, advirtió que, en la generalidad de los casos y rubros, el 90 por ciento de los comercios no pudieron abrir y se quedaron con gran parte de la mercadería sin vender.

“Son pocos los que tiene grupos electrógenos o balanzas con batería y luces de emergencia, y hasta por una cuestión de seguridad, muchos tampoco se animaron a permanecer con las persianas arriba”, indicó Bunter.

Consideró que la contingencia inédita en el país y la región “fue un golpe importante” y confió: “Los comerciantes esperaban levantar las ventas con el Día del Padre. Me refiero a los que venden productos perecederos y que les ponían fichas a las ventas de último momento para la reunión o el asado en familia”.

Evalúan proveerse de grupos electrógenos

Todo lo que es regalería había tenido ya su momento de satisfacción el viernes y sábado pasados; y los comercios de otros rubros que no pudieron generar una apertura el domingo y salieron castigados del apagón, planeaban abrir después del mediodía del feriado de hoy para sacar a la venta parte de la mercadería rezagada, aunque sin demasiadas expectativas.

Solo algunas grandes superficies como el súper Changomás pudieron sortear la contingencia excepcional y mantener sus puertas abiertas; por lo que el apagón del domingo, además de ser una gran preocupación, dejó pensando a muchos si no es una necesidad imperante proveerse de un grupo electrógeno, balanzas que funcionen con baterías y luminarias led para mitigar la falta de electricidad por tantas horas ante futuros inconvenientes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario