El clima en Cipolletti

icon
29° Temp
15% Hum
LMCipolletti denuncia

Denuncian que amenazan a vecinos de una toma para robar y revender sus terrenos

Según explicó la pareja denunciante, son varios los casos que se dieron en La Cascada. Ellos fueron expulsados de su propia casa y los amenazaron con prenderla fuego. Tienen dos hijos menores y necesitan ayuda.

Una familia de cuatro integrantes (dos menores de edad), quienes hace dos años decidieron elegir Cipolletti como su lugar para vivir, están sufriendo una verdadera pesadilla. Es que fueron prácticamente expulsados de la toma La Cascada, un barrio informal de la ciudad, el cual estaría bajo el control de un grupo de personas quienes -mediante amenazas verbales y físicas- imponen el miedo para obligar a diferentes propietarios a abandonar sus casas, para que luego ellos revendan esas tierras.

Para poner en contexto y siempre siguiendo el relato de los denunciantes, Nelson y Marcia, la toma La Cascada se desarrolló en chacras pertenecientes a Guillermo Scaglia. En sus declaraciones, la pareja explicó que el hombre dejó al cuidado de sus tierras a un matrimonio (María Alejandra Espinoza y Martín Víctor Cantero), el cual luego dio inicio a la toma, cuando un apoderado del dueño intentó desarrollar un complejo de canchas de fútbol.

Te puede interesar...

Esa versión indica que el matrimonio loteó las chacras y fue vendiendo de a poco los terrenos, armando una especie de “toma privada”, a la cual sólo se tiene acceso a través de una tranquera, que tiene un candado y sólo las personas que viven allí poseen llave para abrirlo.

Toma Cascada.jpg

Sin embargo, en esta “comunidad cerrada”, el grupo que la controla lleva a cabo una estafa con los terrenos, ya que luego de que las familias los pagan, a muchos los echan mediante amenazas físicas (incluso con armas de fuego) y verbales, para que abandonen sus hogares, los cuales luego son revendidos.

Según lo denunciado por Nelson y Marcia, son decenas de casos los que se dieron en ese lugar y, pese a que se realizaron denuncias en muchos de ellos, poco hizo la Justicia. En ese punto confiaron que las personas que controlan el barrio llevan adelante campañas como “representantes del lugar”, por lo cual hacen negociaciones con la Municipalidad y Provincia para acceder a diferentes beneficios (como el Plan Calor), los cuales luego no son repartidos entre los vecinos.

Del sueño de la casa propia a vivir en la calle

En su caso en particular, la pareja manifestó que la situación crítica se dio apenas unos días atrás, cuando uno de sus vecinos, quien había sido víctima de un robo, como así también de amenazas; intentaba llevarse las pocas pertenencias de su lote. Fue así que parte del grupo que controla el barrio se acercó hasta su lote, con la intención de "patotearlos", ya que él había intentado interceder en ese robo.

“La noche anterior yo escuché que estaban robando en la casa de al lado, y es un hombre muy humilde. Salí y les grite a los delincuentes para que se vayan, pero me terminaron disparando”, expresó el Nelson.

Luego Marcia agregó: “Como estaba la Policía y varios familiares de ese vecino, entendiendo que podía haber disturbio, les pedimos a unos familiares que estaban con nosotros que se fueran del lugar para evitar inconvenientes. Cuando intento comunicarme con ellos para saber si la tranquera estaba abierta, ahí se aparece María con varios menores de edad y me pide que deje de filmarla, lo cual no estaba haciendo. Luego me tiran el teléfono al piso, y eso es el detonante de una pelea que termina con varios menores de edad tirándonos piedras, y la Policía sin poder hacer nada, justamente porque eran menores”.

familia-desalojada.jpg

Desesperados por conseguir protección para ellos y sus hijos, la pareja decidió hacer denuncias en la comisaría y fiscalía, las cuales poco peso tuvieron. “Cuando pasó lo del robo yo denuncié que me habían disparado, pero jamás vinieron a hacer un allanamiento. Y en los últimos llamados la única solución que nos daban era ponernos dos patrulleros custodiando la casa, pero a nosotros no nos servía, por lo cual decidimos no volver más, una vez que pudimos salir”, explicó Nelson.

En ese punto, Marcia añadió que durante la pelea el grupo que controla el barrio los amenazó con prender fuego su casa “con nosotros adentro”, por lo cual eso bastó para que no quisieran regresar.

“A nosotros nos sacaron todo. Ese terreno yo lo compré a 100 mil pesos. Primero entregué 50 mil y después el resto lo pagué en cuotas. Y tuve la suerte de que un patrón me pagará un trabajo con materiales, por lo cual pude hacerme una pequeña casa de 6x7 metros, en la cual hasta baño teníamos. Esa casa la construimos nosotros, en menos de un mes ya la habíamos levantado, y sólo en familia”, relató angustiado Nelson y dijo que tras pasar algunos días durmiendo en su auto -el cual también recibió piedrazos durante la pelea-, consiguieron que desde la Municipalidad de Cipolletti les facilitaran la estadía en un hotel, pero sólo hasta el próximo domingo, por lo cual están preocupados por sus opciones.

“Como no se que va a pasar con ellas, no las puedo dejar en la calle solas e irme a trabajar. Hasta el domingo tenemos la estadía en el hotel, pero después no se qué haremos”, contó el padre de familia.

Para oscurecer un poco más su panorama, el pareja advirtió que al momento de irse no pudieron llevarse consigo a su perro, por lo que quedó en el terreno, sin que nadie lo cuide. "Lo que quiero es también poder sacar a mi perrito, hace días que está sin comida ni agua porque los demás vecinos no se quieren meter para que no vayan en su contra", agregó Nelson.

Amenazas y denuncias

Según explicó Nelson, existen muchísimos casos de personas que se vieron obligadas a abandonar sus casas en el barrio La Cascada, debido al modus operandi del grupo que controla el barrio, pero la Justicia jamás intercedió.

“El fiscal (Gustavo) Herrera conoce todos los casos, él mismo nos decía que los recordaba. Pero jamás se hizo nada… Lo peor es que este grupo sabe en que momentos hacer estos movimientos. Por ejemplo, ahora hay feria judicial y muchas de las autoridades de las comisarías fueron cambiadas”, detalló el hombre y aclaró que actualmente la causa la lleva el fiscal Oscar Cid.

Cansados de no ser escuchados por la Justicia, Nelson sentenció que están pidiendo a todas las personas que hayan tenido el mismo problema que hagan la denuncia para poder darle fin a esta banda.

“Hasta que no haya un muerto, parece que la Justicia no va a moverse. Incluso casi hubo un caso de violación. Y lo peor es que seguramente cuando pasen estas cosas le echarán la culpa a Guillermo Scaglia, quien ya dijo en varias oportunidades que quiere regularizar la situación de todos los vecinos, pero eso terminaría con el negocio de este grupo”, declaró el hombre, al tiempo que reveló que el grupo que manda en el barrio también se encarga de cobrarles por los servicios y por las llaves del candado que abre la tranquera, la cual suele cambiarse con frecuencia, principalmente cuando se echa a alguien de la toma.

Llamado a la solidaridad

Dado que desconocen como seguirá su rutina una vez terminada la estadía paga por la Municipalidad, Nelson hizo un llamado a la comunidad, ya que está en búsqueda de un trabajo estable, que le permita mejorar su situación actual. Quienes estén interesados en ayudarlos pueden comunicarse al 2994633711.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario