Crisis en las clínicas privadas: el coronavirus las dejó sin pacientes

Ante el resguardo por el avance de la pandemia, la atención bajó a un tercio de la normalidad.

Con la cuarentena obligatoria y el resguardo que la mayoría de la población toma para no contagiarse el coronavirus, cada día son menos las personas que acuden a las clínicas o consultorios para atender diferentes dolencias o realizarse análisis.

Ante esta situación las clínicas privadas están inmersas en una crisis que por un lado las dejó con menos de un tercio de sus pacientes habituales, pero por otro les duplicó el trabajo de análisis y organización ante el nuevo escenario que presenta una pandemia.

Te puede interesar...

Consultados por LMN varios directivos de clínicas privadas de Cipolletti describieron este mismo escenario. Una baja en la atención a solo un 20% de la población habitual y una duplicación de la labor ante el nuevo virus.

El trabajo de gestión y organización de estas clínicas ya no tiene horario, sino que continúa en general hasta la medianoche y se va cambiando con el correr de los días y los casos positivos que aparecen en la localidad.

Del total de los ingresos que tienen las clínicas privadas, alrededor del 80 % se va a pagar los gastos fijos que requieren mensualmente. Por eso con la baja de la actividad reducida a menos de un tercio deben buscar cómo continuar.

Otro de los problemas que apareció con la nueva situación, según confirmaron desde diferentes clínicas, es el aumento en los precios de los insumos necesarios para el resguardo de la salud del personal. También se sumó la imposibilida de realizar estudios de rutina o alta complejidad.

Alcohol, camisolines, máscaras, barbijos, guantes y demás indumentaria que se debe utilizar para la atención de personas con coronavirus multiplicaron sus precios. "En algunos casos se registraron aumentos de hasta un 500%", denunciaron.

Por la crisis en la que están inmersas las clínicas privadas ven como una posibilidad de ayuda que el gobierno provincial o nacional condone tasas e impuestos o permita al menos pagarlos en cuotas.

La baja del trabajo en las clínicas privadas no es una situación particular de Neuquén y Río Negro, sino que se da en todo el país. Pero en esta región aparece un agravante más: el sistema modulado de PAMI.

Según explicaron las fuentes consultadas sólo en la Patagonia PAMI tiene un sistema modulado, que significa que cobra en función de lo que se hace. En el resto del país paga un monto fijo.

"Esto significa que todas las instituciones patagónicas verán sus ingresos gravemente resentidos y sus egresos incrementados por toda la compra de insumos extraordinarios. Tanto en cantidad como en precios", aseguraron a LM Neuquén.

Otra de las variables que generó la baja en la cantidad de pacientes es la suspensión de todas las cirugías programadas, con el fin de reducir al mínimo la circulación dentro de las clínicas y evitar así la propagación del coronavirus.

El jueves pasado directivos de varias de estas instituciones estuvieron en teleconferencia con la gobernadora Arabela Carrreras para conocer cómo se va a implementar el plan para que el sector privado pueda sumarse a la atención en la emergencia del coronavirus.

También le solicitaron a la mandataria conocer cómo será la mecánica del pago de las obras sociales, especialmente PAMI en la provincia y que se contemple la posibilidad de que las clínicas ingresen al Programa de Recuperación Productiva (Repro), por lo que aún aguardan respuestas.

LEÉ MÁS

Clínicas piden una ayuda ante la baja por el coronavirus

Cómo funciona el hospital en tiempo de coronavirus

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario