Comerciantes protestan por la llegada de la Saladita

La feria se instaló en Barda del Medio y despertó fuertes críticas.

De un día para otro, volvió a instalarse una Saladita en Barda del Medio. Los feriantes llegaron sin hacer grandes anuncios para no levantar la perdiz. Una vez más, lograron el permiso municipal y armaron sus puestos en un predio privado que está a la vera de la Ruta 151. Llegaron para quedarse hasta el 22 y hacer una buena moneda de 10 a 22, en distintos rubros -electrónica, indumentaria, fast food y calzado- y con entrada libre y gratuita. Se trajeron hasta un parque de diversiones y prometen mucho más.

La bronca de los comercios regionales es que no es una feria itinerante de productores y artesanos que elaboran con sus manos lo que venden. Es gente que ofrece mucha mercadería de reventa. También hay marcas duplicadas y artículos cuya procedencia es dudosa.

Te puede interesar...

Llamativamente, es en el único lugar de la zona donde la Saladita itinerante, la misma que ya vino dos o tres veces el año pasado, consigue la habilitación pagando una especie de canon al Municipio. En otras ciudades, como Cipolletti, Neuquén y Cinco Saltos, tiene prohibido su ingreso, pero el impacto que genera tiene efecto a 30 kilómetros a la redonda.

Los comerciantes no tienen problemas con las ferias de artesanos y productores, pero con iniciativas de reventa, como ésta, no quieren saber nada y reclaman en vano al Ejecutivo que los saque, porque generan daño al comercio regional.

Tanto es así que con el desembarco de la Saladita, una comerciante de Barda del Medio anunció ya que bajará las persianas de su comercio -del rubro regalería- porque no puede sostenerse más. Dice que se va a dedicar a otra cosa.

“Vinieron silbando bajito, en fechas de cobro, cuando la gente tiene dinero en su bolsillo, provocando un daño muy importante”, dijo el titular de la Cámara de Industria y Comercio, José Luis Bunter.

“No estamos en contra de los productores y artesanos, pero sí de estas ferias que son una competencia desleal”, dijo José Luis Bunter, Presidente de la Cámara de Comercio e industria

Consideró que el problema es “la falta de protagonismo del Estado” para hacer los controles correspondientes. De hecho, ya la vez pasada, los propios comerciantes tuvieron que asumir ese papel para dejar en evidencia toda la mercadería trucha que se vendía y la enorme evasión que representaba para el fisco, facturando con talonarios vencidos. “Los comerciantes nos sentimos desprotegidos, los organismos de control -Municipio, AFIP, Rentas, Gendarmería- no funcionan en defensa de las pymes. No estamos en contra de los productores y artesanos, ni de que se genere un espacio de comercialización, pero sí de estas ferias de reventa que son una competencia desleal”, agregó Bunter.

Mathías, un comerciante que tienen un negocio a 25 kilómetros, en El Chañar, y otro a 10 kilómetros, en Villa Manzano, observa de cerca sus movimientos, desde que comenzaron a instalarse en Barda del Medio. Expresó que comenzaron con puestos chicos y ahora tienen más mercadería exhibida que los locales en regla. Se resguardan bajo el monotributo social y es la misma feria de reventa que deambula en el Valle. “Van cambiando el nombre, pero es la misma”, dijo.

De mínima, contabilizó entre 40 y 60 puestos. “Trabajan mercadería de reventa y trucha, mal habida, de dudosa procedencia. Es un gran negocio, utilizan camiones para su traslado y encontrás de todo, hasta aerosoles lacrimógenos y picanas. Evidentemente no se instalan de prepo porque si no el Municipio los sacaría”, acotó.

LEÉ MÁS

Advierten por falsos operarios de Edersa que piden ingresar las viviendas

Ladrones tienen de punto al Club Marabunta: entraron a robar tres noches seguidas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario