El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
50% Hum
LMCipolletti Historia

Los Giacomini: araron, sembraron, emparejaron y poblaron el Alto Valle del Río Negro y Neuquén

Hoy homenajeamos a una familia pionera, emparentada con otras familias pioneras de la zona: sus historias entrelazadas hicieron grande al Alto Valle del Río Negro y el Neuquén.

En escritos anteriores hemos desarrollado la historia de los Giacomini, emparentados con las familias Franzán, Santarelli, Fernández y sus numerosos descendientes, que continúan el legado de un siglo en Neuquén. Hoy nuevamente nos reencontramos con otro nieto y bisnieto de aquellos pioneros radicados en Cipolletti y Fernández Oro y Cipolletti. Y los volvemos a homenajear.

El casamiento de don Pedro Giacomini (1869-1941) y doña María Caliman (1875-1935) en su Pordenone natal, provincia de Udine, en el Véneto italiano, dio origen a tan prolífica familia diseminada a lo largo del Alto Valle.

Te puede interesar...

Todo indica que en 1905 arribó don Pedro a Brasil, con la sola compañía de un primo: allí se emplearon en las plantaciones de café. En 1910 arribó a Buenos Aires y consiguió trabajo en la estación de Plaza Constitución del ferrocarril. Pedro viajó a Italia a buscar a su familia. En 1911 llegaron a la Argentina.

Debido al trabajo de Pedro como guardahilos del ferrocarril, fueron trasladados primero a Ingeniero White, luego a Médanos –donde nació María, la primera hija argentina— hasta que finalmente, en 1912, llegaron a Neuquén, donde vivieron en las colonias ferroviarias, hoy Parque Central. Acá nació Dominga Luisa Giacomini en 1914 y, en 1918, los mellizos Norberto y Nélida.

giacomini caliman.jpg

En el Neuquén de calles de tierra y fuertes ráfagas de viento, donde no había corriente eléctrica ni gas natural ni agua potable crecieron los hijos.

Lorenzo fue empleado del sector vías y obras del ferrocarril, que colocaron los rieles entre Plottier y Zapala; se casó con María Filipuzzi. Más tarde se radicó en Villa Regina y se dedicó a la fruticultura, prolífica descendencia. Juanita se casó con Julio Santarelli y se radicó en la zona de Fernández Oro. Luego de transitar un noviazgo en el que el novio cruzaba a caballo la balsa sobre el río Neuquén, se casaron en la Capilla de Neuquén. Se establecieron en La Blanca, propiedad del doctor Jorge, en Fernández Oro. Tuvieron a Edesio, Remo y Raquel María Blanca, Neli y José Ulis. En 1945 compró su chacarita de 5 hectáreas donde cultivó sus viñas y frutales. Produjo vino, orejones, recoge la miel, trabajó su quinta con Juanita.

Pedro decidió dedicar su vida a la carrera religiosa y fue un destacado sacerdote salesiano. Estudió en Fortín Mercedes, y fue cura párroco de Neuquén en 1936. Ocupó cargos importantes en nuestro país y en el exterior: maestro, director e inspector de Colegios salesianos en Buenos Aires, Viedma, Bahía Blanca, en Chile fue organizador del Congreso Eucarístico Nacional, Administrador Apostólico de Magallanes y otras actividades, entre 1939 y 1946, en Ecuador fue inspector de la Inspectoría Ecuatoriana del Sagrado Corazón, entre 1949 y 1950. Se lo recuerda también como fundador de la Revista La Cruz del Sur. Falleció en Buenos Aires en 1982.

Victorio, en cambio, se dedicó al comercio. En 1938 se radicó en Tandil, provincia de Buenos Aires, junto a su esposa. Ofelia María se casó con Augusto Capellacci, empleado del ferrocarril, y finalmente se radicaron en Bahía Blanca: tuvieron un hijo, Roberto, médico que durante los años 60 ejerció en Cipolletti y Fernández Oro.

Norberto estudió en la escuela N° 2 y en Fortín Mercedes, donde obtuvo el título de maestro. Comenzó con su vocación para el sacerdocio que luego dejaría: ejerció como maestro en Huinganco con el abuelo de Rolando Figueroa. Plantaron semillas de pinos y ajos traídos desde Chile. Se casó con Amelia Pérez Sívori y ejercieron de maestros en Juncal y La Trancura, parajes cercanos a Loncopué. Amelia, con sus 95 años, vive aún en Buenos Aires.

Luisa nació, creció y vivió siempre en Neuquén, se casó con Ángel Marcos Franzán, con el que tuvo siete hijos.

Vittorio fue a trabajar a una mina de oro en Chos Malal y allí conoció a Rosa Colombino de esa ciudad: se establecieron en Tandil, donde nacieron sus dos hijas.

Doménico Calimán y Doménica Celant.jpg
Doménico Calimán y Doménica Celant padres de María Calimán que nunca vinieron a América. Gentileza familia Fernández-Santarelli.

Doménico Calimán y Doménica Celant padres de María Calimán que nunca vinieron a América. Gentileza familia Fernández-Santarelli.

En escritos anteriores hemos narrado la historia de doña Luisa Giacomini casada con Franzán asentados en la capital neuquina, en donde amplia descendencia honran su tarea. Asimismo, también analizamos la labor sacerdotal de don Pedro Giacomini.

De la descendencia de Giovanna casada con Julio Santarelli –una gran familia radicada en el Alto Valle- vamos a ir narrando –de manera sintetizada- su descendencia.

Hoy queremos honrar a una familia pionera, su enorme descendencia continúa poblando estas tierras, haciendo honor a sus ancestros que convirtieron en jardín estas desérticas tierras.

Pedro Giacomini. Gentileza_ familia Giacomini..jpg

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario