El clima en Cipolletti

icon
Temp
49% Hum
LMCipolletti chef

Fue lavacopas, ahora es chef y formó un grupo musical con sus hijos

"Sueño con tocar alguna noche con Santino y Benicio en Cosquín", asegura David. Una banda de folclore que crece en la zona y genera simpatía. Una hermosa historia de pasión, lucha y unión familiar.

Mamá Sandra camina de un lado a otro para obtener mejor ángulo, los filma y sonríe con el orgullo a flor de piel. Es la fan número uno de Semillas de Tradición disfrutando de una función especial, en el living de casa.

David Zaidman por momentos esboza alegría y en otros lagrimea de emoción mientras toca la guitarra y coordina los movimientos generales. Los hijos de ambos, Santino (17) y Benicio (10) alternan entre el piano y el bombo con asombrosa desenvoltura, frescura y talento.

Te puede interesar...

José, el chofer del diario que aguardaba afuera al equipo de LMC, no se lo quiere perder y acepta gustoso la invitación de los amables anfitriones para presenciar el espectacular show de folclore que improvisan a pedido de LM Cipolletti.

Cautivan con su música, su arte y esa unión y química entre sí quienes representan, sin dudas alguna, un grupo musical diferente, compuesto por un padre y sus dos descendientes a los que supo transmitirle la pasión, entre otros valores.

Con la agenda familiar estallada y el día repleto de actividades, la producción se hizo de noche y qué mejor que unas deliciosas empanadas santiagueñas (de allí es oriundo el matrimonio radicado en Fernández Oro) para ilustrar el otro rol y principal fuente de ingreso del hombre, un destacado chef que se hizo desde muy abajo.

Semillas de Tradición

Próximo a cumplir un año como grupo, ellos sienten que “desde siempre, toda la vida” tocamos juntos. De hecho, así fue aunque al principio como un hobby y ahora de manera más profesional. En el living de casa suelen ser los ensayos pero ya tuvieron el honor de subirse a escenarios imponentes.

image.png

“Compartir la música con tus hijos es algo hermoso, no tiene precio. Estamos tan conectados… A veces estoy cocinado y me dicen los chicos ‘pa, vení a tocar un tema’ y dejo todo y nos ponemos con los instrumentos”, explica el bonachón de David.

Santino, quien cursa quinto año del secundario con buenas notas y el reconocimiento de sus pares como “excelente compañero”, es pese a su juventud una gran promesa del folclore regional. Integra también el destacado grupo Raíces y la Orquesta Amulen.

Cipolletti-Semillas de Tradicion (Grupo Folk Familiar) (15).JPG

“Es una hermosa sensación tocar en familia, se refleja la unión. Mi papá fue el que nos inculcó todo. Mi sueño es hacer música de grande”, revela sus sensaciones el adolescente de los rulos y el look estilo Slash, el famoso guitarrista de los Guns N’ Roses.

Al benjamín Benicio a duras penas se lo alcanza a visualizar detrás del piano, en una imagen tierna y simpática.

Cipolletti-Semillas de Tradicion (Grupo Folk Familiar) (14).JPG

“Me gusta el cariño de la gente y compartir la música con mi papá y mi hermano. En el escenario jamás siento vergüenza ni nervios. Mis amigos me felicitan y el otro día que tocamos en el aniversario de Oro me fueron a ver”, celebra el pequeño que también juega al fútbol y con cara de pícaro asegura tener “buenas notas”.

Eso sí, lo que David no pudo contagiarle es el fanatismo por River, ya que “salieron todos de Boca”, admite entre risas en la calidez de su hogar. Lucen una remera negra con el nombre de la banda y a los costados, en las mangas, tres banderitas: “la de Oro, la de mi Santiago querido y la de Malvinas”.

El hombre que se vino a los 20 años a la región con su incondicional pareja disfruta de este hermoso proyecto familiar, al que denominó Semillas de Tradición.

“Le pusimos así justamente por los chicos, Santino y Benicio son las semillas de nuestro futuro, de la tradición, para que el folclore no se pierde, los valores y los respetos. Humildad sobre todo, en la música se comparte, no se compite, que ayuden, enseñen”, indica en una ejemplar enseñanza.

formó un grupo musical con sus hijos

“La primera vez que tocamos fue en la peña Luz de Luna en Fernández Oro ante más de 100 personas. En el aniversario de la ciudad también estuvimos, fue maravilloso, con toda la gente de la producción, sonidistas impecables…”, destaca mientras aprovechaban la puesta en escena para las fotos a modo de ensayo ya que este viernes a las 22.30 tenían previsto presentarse en el Círculo Italiano, en Cipolletti.

Luego pondera las cualidades artísticas de los chicos: “Benicio desde los 5 años toca el piano y percusión, Santino guitarra y acordeón y está estudiando producción musical y acordeón. Los dos son multiinstrumentista”.

“¿Si me gustaría que lleguen lejos? Sí, me encantaría, están pasados de música. Nunca lo obligamos a hacer algo, es lo importante, que puedan decidir qué hacer”, aclara que evitan presionarlos.

De lavacopas a chef profesional

David está acostumbrado a lucharla y se gana el mango con su otra gran pasión, la cocina. Hoy es un destacado chef, pero al principio hubo que arremangarse.

“La música y la comida son mis dos pasiones. Hago de todo, dulce y salado, lo que se te ocurra. Arranqué desde abajo, de lavacopas en un restaurante en Neuquén, Mediterráneo, donde me hice amigo de los chefs Daro, Miguel y el Gato, quienes me dieron la oportunidad y me empezaron a enseñar. Luego me entusiasmé y estudié chef profesional mientras trabajaba y llevo 19 años en una empresa, donde estoy a cargo de un equipo. Me costó mucho todo, les explico eso a los chicos, valorar las cosas”, emociona con su relato.

image.png
Antonio Spagnuolo

Antonio Spagnuolo

“Compartir todo lo que nos está pasando es muy lindo. La orquesta Amulen, donde toca Santino, están juntando fondos para un viaje a encuentro en Río Turbio y por eso tocamos ahora en el Círculo Italiano”, anticipa que deleitarán una vez más con la música instrumental.

Quien en su querido norte era miembro de un grupo de folclore (Sentir de mi Tierra con Cristian Coronel y Eduardo Carranza, dos grandes personas) resalta “el hermoso y respetuoso silencio que hace la gente cuando nos escucha, eso tan grande como el aplauso es algo único”.

También el aguante de Sandra, que es “incondicional con nosotros, apoyándonos, en todos los detalles, hasta nos dice ‘muchachos pónganse a ensayar’. Si no tenés el apoyo de tu pareja, nada es posible”.

“Me emociono mucho, me gastan, me dicen no te vas a poner a llorar. Muy agradecido de Dios y de la vida”, asegura en el final antes de exponer un gran sueño: “Sería hermoso tocar en Cosquín alguna noche con los chicos”.

image.png

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario