Casi una tragedia: un nene se accidentó en una plaza

Se cortó la cabeza con un cerco roto. Le pusieron diez puntos.

“Lo que yo no quiero es que le pase a otro chico”, dijo ayer Roberto Huenumilla, al recordar cómo se abrió la cabeza su hijo Newen, de 9 años, luego de pasar corriendo por debajo del cerco de la plaza Pioneros, donde jugaba con sus primos. Ocurrió minutos antes de reunirse en familia para festejar el Día de la Madre. Sus suegros viven enfrente y estaban por sentarse a almorzar cuando vinieron a decirle lo que le había pasado.

“La gente le ha sacado las mallas al cerco, y donde va soldado el marco quedó un fierrito. Con eso se enganchó mi hijo, le calculó mal y se hizo un tajo importante en la cabeza”, contó Huenumilla.

Advirtió, además, que el peligro no es aislado ni puntual porque hay varias mallas que están rotas o dobladas. “Lo único que pido es que reparen el cerco porque hay muchos chicos que juegan en esa plaza y le puede pasar a cualquiera”, sostuvo.

En un momento de bronca, pensó en agarrar la amoladora para ponerles fin a estos problemas. Luego entendió que lo tiene que hacer el Municipio y su reclamo no tiene otra intención que esa.

En el Hospital Pedro Moguillansky atendieron a su hijito enseguida, y agradeció mucho a los médicos por el trato que le dieron. Debido a la profundidad de la herida tuvieron que ponerle diez puntos, y luego volvieron a la casa de sus abuelos, donde esperaban todos festejar el Día de la Madre con un almuerzo. “La pasamos feo, nos amargamos todos, pero mi hijo ahora está bien”, expresó Roberto.

Rápidamente, el accidente se viralizó en las redes y causó malestar e indignación. Vecinos alarmados por lo que había ocurrido se quejaron de las malas condiciones en que se encuentra la plaza, ya sea porque la comuna llega a destiempo con los arreglos o porque la misma gente que utiliza el espacio no lo cuida como debe.

Otros cipoleños repararon en la falta de lugar para el juego, ya que la plaza ha sido copada por los feriantes, a quienes acusan de no respetar siquiera el transitar libremente por una rampa, sobre la que colocan un puesto o interponen una soga. Así, la circulación se complica y el espacio, donde conviven los puestos con los juegos de la plaza queda chico.

Ayer, el titular de Servicios Públicos, Jorge Ulovec, dio una vuelta por la plaza para monitorear el estado de los cercos y comprobó que en varios puntos son un peligro potencial. “Las mallas cimas que están rotas las vamos a sacar”, adelantó el funcionario municipal.

“La gente le ha sacado las mallas al cerco, y donde va soldado el marco quedó un fierrito. Con eso se enganchó mi hijo y se hizo un tajo importante en la cabeza”. Roberto Huenumilla. Papá del nene de 9 años accidentado

Los rompen y no hay mantenimiento

El secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Cipolletti, Jorge Ulovec, reconoció que en parte los cercos están rotos porque la gente forcejea; aunque reconoció que también hace falta mantenimiento. En ese sentido, recordó que el tejido en esa plaza se hizo por la feria del trueque, para proteger el espacio verde. De lo contrario -agregó- “no tendría sentido. Esta plaza es la única que tiene esa particularidad”. Además, aseguró que las reparaciones a los juegos, en general, son permanentes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario