Nunca nadie le aseguró que sería fácil, pero el empuje constante y la perseverancia de Enzo "Aqua" Romero merecen un final feliz.

Te puede interesar...

Delantero y cipoleño del barrio Santa Clara, la llegada al club más representativo de la ciudad lejos estuvo de posicionarlo económicamente. Tiene contrato de AFA, pero no alcanza para su ritmo de vida. A los 22 años tiene a una hija de 3 como responsabilidad. Mía es, en parte, responsable del trajín del goleador que desde hace un año y medio trabaja en la recolección de basura de la ciudad.

"Jugar al fútbol es lo que más me gusta y sueño con pegar el salto y vivir de esto, pero hoy no alcanza. Yo estoy orgulloso de mi trabajo", dijo.

Juega-en-Cipo-y-recolecta-basura-3.jpg

La alta competencia no es compatible con su día a día. "Es mi trabajo. Mis compañeros me preguntan cómo hago para acostarme a las 3 y a las 7 estar entrenando con ellos, pero el cuerpo se acostumbra a todo, lo aseguro", confió entre sonrisas. "Para cambiarlo tendría que permitirme seguir jugando. No pido nada, porque uno no quiere molestar", concluyó con humildad.

Uno más

En servicios públicos, no hay persona que no lo conozca. Si alguno no simpatizaba por el Albinegro, desde que conoció al Aqua se fanatizó. "Son buenísimos mis compañeros. Soy uno más, como cualquiera de ellos para trabajar", explicó.

Víctor Villablanca, ex árbitro e hincha de Cipo, es su jefe. Lo comprende a la perfección y le facilita las cosas. "Pelé (apodo popular del responsable del sector) me ha ayudado. Si no fuera por él... Durante el torneo, me manda a barrer y cuando estoy de vacaciones en el club, como ahora, al camión. Sabe mucho de fútbol y no le tengo que explicar nada, se da cuenta de todo", halagó el empleado que desde las 23 recorre el barrio Manzanar, Santa Clara, Belgrano y la zona de la terminal. "Si la gente quiere ayudarnos, que convide agua fría a los chicos de la basura", fue el pedido del goleador.

Juega-en-Cipo-y-recolecta-basura-4.jpg

Dos años de crecimiento constante

Enzo Romero llegó a Cipo proveniente desde La Amistad, luego de una experiencia no muy feliz por el fútbol de Chile.

A los 20 años, Germán Alecha fue el técnico que lo recibió en el Capataz y desde entonces no ha parado de crecer.

Se ganó un lugar en el Federal desde la Liga Confluencia (jugó apenas un semestre), fue clave con sus goles en el campeonato del Apertura 2018, un once que compartió, entre otros, con Gustavo del Prete y Elvis Hernández, por nombrar solo a dos de los que luego tuvieron mucha presencia en el plantel superior. Fue su segundo campeonato porque ya lo había ganado con La Amistad, dirigido por Pablo Parra.

Los entrenadores Henry Homann, Víctor Zwenger y ahora Gustavo Coronel lo mantuvieron en el grupo profesional. Siempre remándola desde abajo, su presentación en grande llegó en el recordado partido de Copa Argentina ante Arsenal en Cutral Co.

Juega-en-Cipo-y-recolecta-basura-2.jpg

En esta temporada partió como referente de área número 3, detrás de Hernán Altolaguirre y Daniel Opazo. Terminó siendo titular y aportando dos goles en la primera mitad del torneo.

"Estoy agradecido a Gustavo (Coronel, el DT) y su confianza. Me siento contento de haber terminado con la 9. Me gustaría haber marcado algún gol porque chances tuve, pero hay que seguir mejorando y trabajando mucho", dijo de su presente el jugador.

El 3 de enero estará de regreso en La Visera, luego de visitar con su hija el mar, un relax al fin de un año en el que hizo de todo por insistir tras su sueño.

Festejo-de-gol-Aqua-Romero.jpg
Recuadro-opinión-página-31.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario