El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
42% Hum
LMCipolletti hombre

Alarma en el barrio Arévalo por un vecino sumamente hostil

Es uno hombre que agrede a las personas y ataca casas y autos. Dicen que tiene problemas mentales y de adicciones hace años. El lunes hubo una pueblada después de que hostigara a una mujer. Fue la policía y se lo llevó una ambulancia.

Vecinos del barrio Arévalo están alarmados por las agresiones de un hombre que, presumen, padece desequilibrios mentales y problemas de adicción.

Aseguran que tiene reacciones violentas y que enfoca su hostilidad especialmente en las mujeres. Las insulta a los gritos y las amenaza con golpearlas y violarlas. Por eso muchas de ellas cuando salen a la calle lo hacen acompañadas.

Te puede interesar...

También golpea los autos que encuentra en la vía y ha destruido vidrios de varias casas cercanas. Además, últimamente ha revelado inclinaciones pirómanas.

El conflicto no es nuevo, sino que viene desde casi 20 años, cuando el hombre de alrededor de 45 –cuya identidad será preservada- llegó a vivir solo a una casa ubicada en la calle Lepoldo Lugones, entre Salta y Capdevila.

Han hecho innumerables reclamos a la Policía. Pero afirman que los uniformados van y él se encierra y asume una actitud pacífica. Pero ni bien parte el patrullero sale de nuevo a hostigarlos.

“Nos tenemos que cuidar entre todos. Acá hace tiempo que no se puede dormir de noche porque es cuando sale desaforado”, reveló un hombre.

El lunes por la noche el vecindario estalló de furia luego de que agrediera a una señora.

Uno de los testigos contó que ni bien trascendió el hecho una muchedumbre se concentró en las afueras de la vivienda para repudiarlo, con la intención de echarlo del barrio. Considera que ya agotó la paciencia y no quieren que cometa algo irreparable.

Estuvieron a punto de lincharlo. “No lo hicimos porque nosotros no somos así”, sostuvo el mismo vecino.

Esa noche volvieron a llamar a la policía, pero por poco se desmadró con los uniformados que concurrieron. Hubo un fuerte reclamo para que se lo llevaran preso, y se desató una ríspida discusión.

Finalmente, una ambulancia lo trasladó al hospital, donde continuaba internado en el área de Salud Mental, según pudieron averiguar.

Dicen que ya ha estado internado en otras oportunidades y que vuelve mejorado. Pero que al igual que cuando va la policía, al poco tiempo vuelve a desestabilizarse.

Ahora planifican elaborar un escrito que, con la firma de los habitantes del sector, acompañarán una denuncia que presentarán en Fiscalía. Pedirán que se vaya del barrio, y que intervengan los organismos oficiales que trabajan con pacientes de salud mental, y también sus familiares.

Hombres con desequilbrios mentales

Una tapera

Nadie se anima a pasar por el frente de la vivienda del hombre, que se encuentra en total situación de abandono, sembrado de escombros, maleza descontrolada y desbordada de suciedad. Una tapera, graficaron. Allí suele pararse en la vereda e insultar a quien pase. También lanza piedras a las casas aledañas, y ha causado daños en vidrios de varias de ellas. Otro de sus objetivos son los autos estacionados, a los que patea y golpea.

Últimamente lo descubrieron juntar hojas que caen de los árboles y amontonarlas contra de los nichos de gas y encender una fogata. Temen que desate un incendio de grandes proporciones.

Contaron también que hace pocos días entró a la cafetería de una estación de servicio cercana y se bajó los pantalones. Agregaron que intentó robarles el dinero que habían recaudado jóvenes que actúan números de malabarismo en el lugar, y que también amenazó a los empleados de una rotisería.

“Nuestra confianza se agotó, ya no podemos vivir así con miedo. Los chicos y las mujeres no pueden salir a la calle porque los ataca este loco”, resaltaron.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario