El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
36% Hum
LMCipolletti

Abel dio el sí en solitario

A los 64 años, se casó a la distancia con su novia colombiana.

katia Giacinti

giacintik@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

“Sólo nosotros sabemos estar distantemente juntos”, escribió Julio Cortázar en su famoso libro Rayuela y, sin lugar a dudas, estaba en lo cierto. Ayer, Cipolletti fue escenario de uno de los momentos más románticos e inusuales de su historia. Abel Montesino, un vecino de 64 años a punto de recibirse de contador, finalmente se casó con Margarita Ceballos, una colombiana de 52 a quien conoció por internet. Lo llamativo de la celebración fue que la novia no estuvo presente: los amantes dieron el sí a 7000 kilómetros de distancia.

Montesino fue acompañado por familiares y amigos en los momentos previos a la celebración y la alegría que vibraba en el aire era imposible de ignorar. Hasta los peatones más curiosos se acercaron a preguntar qué sucedía, quién se casaba y si se trataba de alguien famoso.

No serán protagonistas de novelas ni películas, pero sí personajes de una historia de amor que quedará para el recuerdo. “Yo viajo el 3 de agosto para verla en Armenia, donde ella reside, a 250 kilómetros de Bogotá. No sabíamos dónde vivir, si allá o acá, pero ella me dijo que me fuera con una mochila, una muda de ropa y lo que tengas puesto porque allá me espera con todo”, contó Abel entre risas.

La encargada del Registro Civil, Margarita Thumann, se mostró orgullosa de poder ser parte del especial momento junto al novio y los testigos, sus dos hijos menores, para luego proceder a leer el acta de matrimonio.

“Los esposos se comprometen a desarrollar un proyecto de vida en común basado en la cooperación, la convivencia y el deber moral de fidelidad, debiendo prestarse asistencia mutua”, fueron las palabras previas de Thumann antes de hacerle la tan esperada pregunta a Abel, a la cual respondió con un emotivo “sí, quiero”, quedando unidos, Abel y Margarita, en legítimo matrimonio, a pesar de la distancia.

“Abel enviudó hace ya 7 años y entristeció el corazón de toda la familia y lógicamente el de él. Hoy mi mamá ya no está, ella se fue al cielo en 2013, pero creo que está muy contenta. Es una nueva etapa y qué lindo que la vida te regale esta segunda oportunidad”, expresó emocionada su hermana menor, Irene Montesino.

El primer casamiento a distancia finalizó con sus allegados tirándole arroz y gritando, entre todos, “¡vivan los novios!”, a lo que Abel contestó, con mucho humor, que por la noche tirarían “la casa por la ventana”.

Embed

7000 kilómetros separan a los dos románticos.

Él vive en Cipolletti y ella en Armenia, Colombia. Vivirán juntos cuando él se reciba de contador, pero aún no saben dónde.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario