Una víctima de violencia de género supervisará el tratamiento psicológico de su agresor

El hombre que agredió brutalmente a la mujer, fue condenado a 10 meses de prisión efectiva y deberá someterse a un tratamiento psicológico.

Un hombre que estaba detenido con prisión preventiva desde febrero aceptó su responsabilidad en un juicio abreviado que se hizo ayer en Cipolletti, bajo la modalidad “semipresencial”. Lo condenaron a diez meses de prisión efectiva por hostigar a su ex pareja pero además la jueza le ordenó someterse a un tratamiento psicológico y habilitó a la victima para que supervisara el avance de la terapia. El agresor continuará detenido en la cárcel de Viedma, donde debió ser trasladado por pelearse con los internos del penal cipoleño.

El hombre participó ayer del juicio abreviado conectado por videoconferencia desde la unidad penitenciaria de la capital provincial y en la sala, bajo el estricto protocolo de seguridad por la pandemia, estuvieron la jueza de juicio María Florencia Caruso, la fiscal Rocio Guiñazú y el defensor público Juan Pablo Piombo.

Te puede interesar...

El detenido, identificado como Jorge Luis González, admitió los hechos que le imputó la fiscalía y aceptó cumplir con la pena de diez meses de prisión por hostigar y provocarle lesiones leves a su expareja.

En la sentencia, la jueza le impuso también una prohibición de acercamiento a la víctima (que regirá cuando recupere la libertad) y ordenó un tratamiento psicológico que deberá comenzar a la brevedad.

El penal de Viedma tendrá que informar los avances y la propia víctima podrá supervisar esa terapia. Ese punto de la sentencia fue comunicado taxativamente al juez de ejecución debido a que la víctima le informó a la fiscalía que “quería participar activamente” de todo el trámite de cumplimiento de la pena, tal como lo establece la ley.

Según trascendió, el agresor que fue detenido en diciembre del 2019 pero se fugó y fue recapturado en febrero, debió ser trasladado al penal de Viedma por conflicto con otros internos.

144

El oscuro expediente de González

El hombre hostigaba y violentaba brutalmente a su ex pareja, y tras la denuncia la Justicia ordenó su detención en diciembre del 2019, cuando ingresó a la casa de su ex pareja y la golpeó salvajemente.

"En octubre me pegó mal, como si yo fuera un hombre; y ahí me dí cuenta que me iba a terminar matando y lo denuncié en la Comisaría de la Familia. Me daba piñas en los pulmones que me dejaron sin aire", manifestó la mujer a través de la denuncia penal que radicó en el Ministerio Público Fiscal.

El pasado 25 de diciembre fue la última vez que la atacó. La víctima estaba con su hermano en una placita del barrio Luis Piedrabuena, ubicada en calle Perú, cuando sorpresivamente apareció su ex pareja, comenzó a insultarla y la golpeó por todos lados. Él no se podía acercar, pero igual violó la orden que le había impuesto la Justicia.

"Esta vez me pegó patadas en las piernas y piñas en los brazos y la nariz", recordó. Las lesiones fueron certificadas por un médico policial y ante el personal de salud del hospital local.

tras ser detenido en la Comisaría 24 del barrio Don Bosco, González logró engañar a los uniformados, y se escapó. Según se conoció, la fuga fue el 2 de enero cuando lo dejaron salir a caminar para estirar las piernas. Ocurrió dos días antes de su traslado a Viedma. El 14 de febrero fue recapturado en una casa del barrio 1200 viviendas donde se escondía.

LEÉ MÁS

Violento escapó de una comisaría y la víctima vive con miedo

Atraparon a un violento que atacó a su ex pareja y se había fugado de la comisaría

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario