Un cipoleño contó el bochorno vivido en la Superfinal que no fue

Ángel, de filial River Plate cipoleña, estuvo en el Monumental el fin de semana y vivió en carne propia el drama de la incertidumbre y la violencia. "Lo que pasamos fue una vergüenza", criticó.

Ángel González integra la filial River Plate cipoleña, y fue testigo del bochorno vivido el fin de semana en lo que debía ser la Superfinal de la Copa Libertadores de América. “Lo que pasamos como hinchas, fue una vergüenza”, criticó.

Ángel viajó de forma particular para presenciar el espectáculo deportivo que quedaría en la historia del fútbol argentino. El partido de vuelta se debía jugar en el Monumental, pero el accionar de un grupo de violentos que apedreó el micro de Boca Juniors y el bochornoso operativo dispuesto por el ministerio de Seguridad, hicieron de la fiesta una tragedia.

Te puede interesar...

“El Monumental es el estadio más grande de la Argentina, y con mejor accesibilidad. Pero en esta oportunidad no fue así. Desde el sábado, cuando llegamos, ya había un descontrol. Era un descontrol. Muy poca policía en la zona donde ingresaba el colectivo de boca. Miles de personas se agolparon en las puertas, sin estar ordenados y sin contar con tickets. La gente se ahogaba por falta de aire y el calor, sobre todo chicos y mujeres. Estuvimos horas al sol, apretados, con empujones constantes”, relató González en diálogo con LM Cipolletti.

Cuando entró el colectivo de Boca “fue agredido por un grupo de miserables, delincuentes”. Dijo que “esa gente no se merece vestir la camiseta de River”.

filial cipolletti river

“Nosotros repudiamos lo que pasó. Los hinchas de River no somos así. Siempre queremos estar como buenos hinchas, adentro del estadio. Como todos los que viajamos del interior, incluso de afuera del país, llegamos días antes para estar preparados. Llegamos con carnet de socio, DNI y ticket de entrada, como se pedía. Muchos llegaron sin nada y quisieron entrar igual. La seguridad y el operativo fue una vergüenza”, dijo envuelta en tristeza el cipoleño de la filial millonaria.

Sobre el partido, González afirmó que se debe jugar. “Faltan 90 minutos para jugar. Esto no fue culpa de los hinchas, y el partido no se debe jugar a puertas cerradas. Boca no va a poder sentir la presión que sintió River en la Bombonera. Nos tienen que reconocer los tickets a todos los que pagamos la entrada, y que todo esto sea una fiesta. El hincha de River tiene que estar orgulloso de pertenecer al club”, comentó el cipoleño.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario