Tina Vidal, la boxeadora cipoleña del momento

En su casa se respira boxeo y ella se animó a subir al ring. Gana sus compromisos con contundencia y sueña con ser campeona mundial.

Persistente, firme, decidida y empoderada son algunos de los adjetivos que describen a la perfección a Abril “la Tina” Vidal, la boxeadora cipoleña del momento, quien se convirtió en un claro modelo a seguir para aquellos jóvenes que, a pesar de haber sentido miedo de enfrentarse al mundo real, decidieron pelear para triunfar en la profesión que aman, que los completa y los transforma en la persona que siempre desearon ser. Con tan sólo 19 años, la púgil ya sueña con convertirse en una aclamada campeona mundial.

Si bien nació en Neuquén capital, se mudó desde muy pequeña con toda su familia a la casa de su abuela en Cipolletti, donde creció rodeada de cariño y pasión por los deportes. Es que su papá, Fabio “Pucará” Vidal, es una reconocida figura del ambiente en esta ciudad y hoy es entrenador full time tanto de sus propios hijos como de otros pibes con grandes aspiraciones.

La historia de la promesa del boxeo comenzó cuando era muy pequeña, y fue la preocupación de sus padres por su salud lo que la impulsó a tomar la decisión de iniciar los entrenamientos. Un día llamó a su padre porque estaba interesada en que le mostrara “la posición de las manos y cómo tirar algunos golpes”. Poco tiempo después debutó en kickboxing y a los 14 decidió cambiar levemente el rumbo y empezar a boxear.

Tina Vidal

“Soy la mayor de cinco hermanos; Javier de 17 años y Ezequiel de 15 siguen el mismo camino que yo, y las otras dos todavía son muy chiquitas, aunque la de 9 ya demostró tener cierto gusto por los deportes. Cuando terminé el secundario decidí que me iba a tomar un año sabático porque quería pasar a ser profesional. Para el futuro tengo muchos proyectos más, porque soy una persona a la que le gusta estudiar y seguir aprendiendo. Nunca estoy conforme, y creo que eso es fundamental para alcanzar mis metas”, expresó Abril.

Su carrera en kickboxing la cerró con al menos 15 combates, de los cuales sólo perdió uno, mientras que como boxeadora amateur fue invicta en 26 peleas. En abril, la Tina recibió el visto bueno para pegar el salto y convertirse en profesional, un logro que se hizo oficial durante una velada organizada por Hugo Escobar, dueño de la promotora 2 de Abril, y que se transmitió por TyC Sports. Por su parte, el 6 de octubre tendrá su cuarta pelea por tercera vez contra Natalia “la Orca” Cisterna.

Respecto de su vida diaria, la joven cipoleña contó que se despierta todas las mañanas entre las 6 y las 6:30 para salir a correr con sus dos hermanos y que para el mediodía realizan algunos ejercicios más porque por la tarde es la encargada de dar clases a chicos y chicas de todas las edades en el Sindicato del Petróleo, en Neuquén, donde también tienen un espacio para entrenar. Pasadas las 20, emprende su regreso a la ciudad para continuar realizando actividad física.

“Nos prestan los vestuarios del camping para entrenar y estoy muy agradecida por eso, pero creo que necesitamos nuestro propio espacio en Cipolletti, es primordial. Yo desde que me confirmé como profesional no entrené ni una vez en un gimnasio, y eso tiene un impacto negativo para todos los que pasan por lo mismo. Así y todo, seguimos adelante. Lo bueno es que en Río Negro, en general, hemos tenido aguante. El gobernador, Alberto Weretilneck, siempre está presente para dar una mano para que podamos organizar los festivales y apoyar a mi promotor. Eso es algo que valoramos mucho y que me motiva a seguir luchando para obtener todo lo que deseo”, remarcó.

Tina Vidal

Al dialogar sobre sus metas, Abril contó que su máxima aspiración es consagrarse campeona mundial de boxeo, aunque reconoce que se trata de una tarea que requerirá de mucho esfuerzo. Por esta razón, aseguró: “Sé que va a ser difícil, pero es mi sueño, por eso mismo intento superarme día a día y evito ser conformista, porque si me quedo con lo que tengo no avanzo más. Lo voy a decir, yo nunca estoy feliz con lo que tengo y estoy segura de que esa es la clave para el éxito, no parar hasta conseguirlo”.

Además, reconoció que otro de sus grandes futuros proyectos es comenzar a estudiar una carrera universitaria y recibirse porque, para ella, formarse en lo que uno ama es fundamental. “Yo sabía que este año lo iba a dedicar a mi profesión, que iba a ser sabático, pero para el 2019 quiero comenzar el profesorado en Educación Física. El estudio es algo que necesito y que me encanta. En estos momentos creo que mi papá está orgulloso de mí y de todo lo que he logrado”, destacó emocionada.

De esta manera, la Tina Vidal pasó de ser una pequeña niña aficionada a los deportes a una grande del boxeo nacional. Con una rutina que muchos podrían considerar sacrificada para su edad y con un corazón que desborda de pasión, la púgil tiene sus objetivos primordiales en la mira y no piensa dejarse derrotar por ningún obstáculo que se interponga en su camino. Su vida se trata de una lucha constante para cumplir todo lo que siempre soñó.

El día que dejó en claro que quería ser la mejor

En julio del 2017, Abril se subió al ring en Córdoba para enfrentarse a una nueva contrincante, la misionera Agustina López, en la final juvenil de la categoría hasta 69 kilos. Si bien muchos ya saboreaban su triunfo, nadie se esperaba que se proclamara ganadora del Campeonato Nacional Femenino de Boxeo en tan poco tiempo.

La flamante boxeadora cipoleña, que representó al gimnasio Peniel y a toda la Patagonia, venció a su oponente por decisión del árbitro en el ex cine y teatro de la localidad de Bialet Massé. La pelea, que fue fiscalizada por la Federación Argentina de Box, estaba programada a tres rounds, pero finalizó en menos de un minuto. Al volver a su ciudad natal, la joven explicó que “demolió” con ganchos a su rival y que a los 42 segundos pararon la pelea y decretaron su victoria más importante.

Tina Vidal

A Córdoba había viajado junto a su papá y entrenador, Pucará Vidal, y dos boxeadores más del gimnasio: su hermano Ezequiel Vidal, que ya se había consagrado en la provincia en 2016, y Lucas Figueroa. En el torneo hubo 101 inscriptos divididos en ocho zonas, y Abril disputó una final directa por la falta de rivales de su categoría.

Durante la excepcional velada boxística, la mayor de los hermanos Vidal realizó una contundente declaración sin tener que decir una palabra. Ella quería ser la mejor y lo logró, aunque aún continúa dando lo mejor de sí para llegar a la cima del mundo y convertirse tanto en una campeona mundial de boxeo como en una figura que demuestre que el futuro está en las manos de las mujeres.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario