Seis escuelas se quedaron sin clases

La lluvia complicó el panorama, pero la suspensión de actividades obedeció a otros factores. En algunos casos fue por falta de luz, mientras que en otros por la ausencia de porteros.

La tormenta de las últimas horas trajo una gran cantidad de complicaciones en la ciudad y las escuelas no fueron ajenas a esta situación. Por eso, desde el Consejo Escolar decidieron suspender las clases en seis establecimientos educativos, luego de constatar que no estaban dadas las condiciones para el normal funcionamiento.

Desde el CPË confirmaron que las actividades fueron suspendidas en varias escuelas, mientras que aclararon que fue por diferentes particularidades, ya que en cada caso los problemas con los que se encontraron fueron diferentes.

Las goteras y el ingreso de agua a los colegios fue una postal repetida en la jornada de ayer en Cipolletti. Sin embargo, en la mayoría de los casos las suspensiones de actividades obedecieron a problemas de otra índole, principalmente relacionadas con cortes de luz y, sobre todo, falta de personal auxiliar de servicio.

Desde el Consejo informaron que de los 76 establecimientos educativos de la ciudad, sólo seis fueron los que ayer se quedaron sin clases, por lo que relativizaron el impacto de las lluvias.

La Escuela Primaria 366 del barrio Antártida Argentina, el CET 15 del Luis Piedrabuena y los establecimientos 124 y 247 de Las Perlas, no tuvieron actividades durante el turno mañana por cortes en el suministro de energía eléctrica, situación que se regularizó más tarde.

En el caso de la Escuela Primaria 262, del barrio Arévalo, y el jardín infantes 123, del Villarino, la situación fue distinta, ya que aquí la falta de porteros fue lo que motivó la suspensión de las actividades curriculares.

Aseguraron que el personal no da abasto porque hay muchos de licencia y es imposible rotarlos de escuela en escuela, por lo que la situación podría repetirse en los próximos días. La tormenta anunciada, en tanto, podría empeorar aún más la situación.

Más inasistencias

La ciudad sufrió lluvias persistentes durante toda la noche causando trastornos para movilizarse y dejando muchas calles anegadas. Y como ocurre en estos casos, la inasistencia fue también contundente, independientemente de que se hayan suspendido o no las clases en dicha institución. Esto fue más evidente en las escuelas rurales, donde la lluvia muchas veces deja las aulas vacías.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario