Según testigos, pacientes y profesionales se quejaban del accionar de Rodríguez Lastra

Andrea Moreno, médica del hospital, dio cuenta de la situación que se vivía en el área de ginecología.

La joven fue diagnosticada en su momento con un trastorno límite de la personalidad con inestabilidad que se agravó al ser obligada a transitar un embarazo producto de una violación.

En febrero del año 2018 ingresó por guardia del hospital tras autolesionarse la cesárea. Allí la psicóloga Paula Salto comenzó a tratarla realizando el seguimiento terapéutico de la joven y de su entorno, y ordenó la internación domiciliaria para evitar el contacto con Rodríguez Lastra. Cruzarse con el médico podría interferir en el tratamiento.

Te puede interesar...

“Había mucho sufrimiento que lo expresaba con cartas, porque casi no hablaba. Había deseo de muerte persistente y temor al médico. En las audiencias previas al juicio todo empeoró. El primer día ingirió medicación y solo la motivaba el deseo de no vivir. Por la situación tuve que ordenar la internación con acompañamiento permanente, pero se fugó. Al regresar, la vi peor que nunca, estaba mareada, se caía, producto de un cuadro de anorexia extrema. También tenía cortes en la cara”, contó la psicóloga.

Por su parte, María Laura Ruiz, referente de la Ofavi, recordó que durante su internación en el hospital, la chica solo decía: “Quiero que me saquen este problema, si no, prefiero morir”. Además, Ruiz aseguró que tras el embarazo la salud de la joven decayó, con agravamiento de las condiciones físicas y psíquicas con tendencias autodestructivas.

La versión de la defensa

El abogado defensor, Damián Torres, aseguró que la situación de salud no fue originada por el hecho en concreto que se discute, sino por el historial de vida de la joven.

LEÉ MÁS

Arrancó el juicio de cesura contra Rodríguez Lastra

Damián Torres sobre el juicio de cesura: "Leandro está tranquilo"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario