El clima en Cipolletti

icon
Temp
47% Hum
LMCipolletti vacuna

Qué pueden hacer los adolescentes si sus padres no quieren vacunarlos

Aunque se solicita que los padres anoten a los menores de edad para aplicarse la vacuna, pueden surgir conflictos cuando uno de los progenitores se niega. ¿Qué pueden hacer?

A partir de la llegada de partidas de la vacuna del laboratorio Moderna, los niños de entre 12 y 17 que tienen factores de riesgo pueden acceder al masivo plan de vacunación contra el coronavirus. Este grupo etario había sido excluido del plan de vacunación original porque se desaconsejaba la aplicación de dosis de otros laboratorios para los menores, pero fueron incorporados a la campaña a partir de la llegada de dosis aptas para ellos.

Uno de los obstáculos que pueden surgir es la falta de acuerdo entre los progenitores del candidato o candidata a la vacuna, cuando el padre o madre está de acuerdo con que el niño reciba una dosis y el otro se opone. ¿Cómo se resuelve la situación en esos casos?

Te puede interesar...

Según el artículo 26 del Código Civil y Comercial, que regula el ejercicio de los derechos por la persona menor de edad, “la persona menor de edad ejerce sus derechos a través de sus representantes legales. No obstante, la que cuenta con edad y grado de madurez suficiente puede ejercer por sí los actos que le son permitidos por el ordenamiento jurídico. En situaciones de conflicto de intereses con sus representantes legales, puede intervenir con asistencia letrada. La persona menor de edad tiene derecho a ser oída en todo proceso judicial que le concierne así como a participar en las decisiones sobre su persona".

Moderna.jpg

Esta normativa establece que: "se presume que el adolescente entre trece y dieciséis años tiene aptitud para decidir por sí respecto de aquellos tratamientos que no resultan invasivos, ni comprometen su estado de salud o provocan un riesgo grave en su vida o integridad física". En ese marco, la aplicación de las vacunas contra el coronavirus, que tienen efectos adversos leves y pasajeros sobre los vacunados, podría encuadrarse dentro de esta categoría.

Por otro lado, el artículo postula que "si se trata de tratamientos invasivos que comprometen su estado de salud o está en riesgo la integridad o la vida, el adolescente debe prestar su consentimiento con la asistencia de sus progenitores; el conflicto entre ambos se resuelve teniendo en cuenta su interés superior, sobre la base de la opinión médica respecto a las consecuencias de la realización o no del acto médico".

Según el Código, "a partir de los dieciséis años el adolescente es considerado como un adulto para las decisiones atinentes al cuidado de su propio cuerpo”. De este modo, los niños de 16 y 17 años pueden decidir como adultos por la aplicación de las dosis de las vacunas, mientras que aquellos que tengan entre 13 y 15 podrán optar por el sí ya que se trata de un tratamiento médico no invasivo.

En el caso de los candidatos de 12 años, que también fueron incluidos en el plan de vacunación con Moderna, la decisión de colocarse una dosis de la vacuna dependerá de sus padres, por lo que los progenitores deberán ponerse de acuerdo velando por el interés superior de los más chicos.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

26.923076923077% Me interesa
19.230769230769% Me gusta
7.6923076923077% Me da igual
19.230769230769% Me aburre
26.923076923077% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario