Otro violador condenado en Cipolletti se cortó la tobillera electrónica y se fugó

Se trata de Ariel Leiva. Esta mañana se iba a hacer una audiencia para determinar si continuaba con preventiva domiciliaria o si iba a prisión hasta que la condena esté firme.

Una vez más, las tobilleras electrónicas que administra la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico (UADME) quedaron en el ojo de la tormenta por la fuga de un condenado cipoleño. El prófugo fue identificado como Ariel Leiva, quien debe cumplir una pena de prisión por el delito de violación de una menor.

La situación de Leiva fue comprobada ayer a primera hora de la mañana, cuando en los tribunales de Urquiza y España se lo esperaba para una audiencia. A la hora de relevar la información de la Oficina Judicial y el aporte de las partes intervinientes, comprobaron que el violador no se iba a presentar porque se había cortado la tobillera que servía para controlar sus movimientos.

Te puede interesar...

Enseguida, indicaron fuentes policiales, se les dio intervención a las fuerzas de seguridad y se notificó al conjunto de las unidades de la ciudad, aunque hasta anoche no había novedades sobre su posible paradero.

Lo sucedido con Leiva no pasó desapercibido y generó una gran indignación porque se reitera un incidente que tiene como protagonista a un abusador. Meses atrás, otro violador, Manuel Humberto Rivas, rompió su tobillera y nunca más fue capturado.

Según las fuentes, Leiva no dudó en fugarse porque ayer existía la posibilidad cierta de que quede preso mientras se resuelven una serie de recursos interpuestos por la defensa. En concreto, el violador gozaba de la prisión domiciliaria y desde el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti podía avanzarse con el reclamo de la preventiva. Sin embargo, la solicitud quedó trunca y el violador se suma a otros prófugos que son buscados por la Justicia local.

En cuanto al dispositivo electrónico, cuestionado por algunos jueces cipoleños, había dejado de emitir señal y se informó de inmediato a las autoridades policiales que, a su vez, alertaron a la fiscalía.

Los magistrados que cuestionan el control por tobillera aseguran que pasan muchos minutos entre el conocimiento de su rotura y la advertencia a la Policía. En la vereda contraria se ubican los funcionarios del área de Seguridad provincial, que destacan las ventajas del dispositivo y que los inconvenientes planteados no son de envergadura.

Voces a favor y en contra del dispositivo

Desde su implementación, las tobilleras electrónicas generaron encontronazos entre jueces de la Cuarta Circunscripción y funcionarios del Ministerio de Seguridad. La disputa más antigua tiene relación con los dichos del responsable del Servicio Penitenciario, que aseguraba que el dispositivo no se utilizaba a pesar de que se encontraba a disposición de los magistrados locales. Después, hubo una capacitación de integrantes del Poder Judicial y pudieron tomar conocimiento del funcionamiento de la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico.

Cuando el sistema parecía ya instalado definitivamente, se produjeron una serie de incidentes que renovaron las críticas.

Ahora, con la fuga de Ariel Leiva, vuelve a ponerse bajo la lupa un mecanismo que para algunos es efectivo y para otros presenta inconvenientes.

Ayer trascendió que otro condenado, con la tobillera, pudo ser ubicado de manera fácil gracias al dispositivo. Lo trasladaron a los tribunales cipoleños.

LEÉ MÁS

Jueces denunciados tras la fuga de una condenada que se cortó la tobillera

No encuentran a los dos prófugos que se cortaron las tobilleras y escaparon

La Provincia defiende el funcionamiento de las tobilleras electrónicas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario