Noctua, el sueño artesanal de una pareja de cipoleños

Hernán López Sosa y Taté Moretti son de Cipolletti y hace cuatro meses sacaron oficialmente a la venta vodka y gin de calidad premium. Hoy prometen posicionar al sur argentino en el mundo de la alta coctelería.

Katia Giacinti

giacintik@lmneuquen.com.ar

Hernán López Sosa y Taté Moretti son de Cipolletti y hace cuatro meses sacaron oficialmente a la venta vodka y gin de calidad premium. Hoy prometen posicionar al sur argentino en el mundo de la alta coctelería.

Una de las leyes primordiales de la física que nos enseñan desde pequeños es que los polos iguales se rechazan entre sí y que, en consecuencia, los opuestos se atraen. Así pasó con los cipoleños López Sosa y Moretti, quienes aprendieron a combinar la pasión por el arte y los números para desarrollar la primera destilería urbana de la Patagonia, bautizada Noctua. La pareja se conformó hace 20 años, tiene tres hijos y hoy es reconocida por crear vodka y gin de calidad premium de carácter regional.

Te puede interesar...

Él tiene 40 años, es especialista en comunicación corporativa, amante del diseño y la música; mientras que ella tiene 38, trabajaba en un banco neuquino y es licenciada en Finanzas. Son amigos desde la adolescencia y, una vez que finalizaron el secundario, partieron rumbo a Buenos Aires para comenzar la facultad, cada uno por caminos diferentes. Sin embargo, después de dos años encontraron el amor y desde ese entonces no se separaron más.

Noctua

La destilería funciona de manera oficial desde hace cuatro meses, produjo seis lotes hasta la fecha y es el primer proyecto que encaran juntos como pareja, gracias el incentivo de los hermanos de Taté, los primeros de la familia en experimentar con la destilación para hacer gin hasta que consiguieron la fórmula perfecta.

“Hay muy pocas destilerías en Argentina. En Allen existe una que sólo se dedica a hacer un destilado de pera y que comenzó como una exportadora a Alemania. También hay una que hace whisky en Lago Puelo, Dina Huapi y en Calafate. Acá, es la primera que está dentro de la ciudad, un concepto que en Europa y Estados Unidos está instalado desde hace un tiempo y que consiste en productos premium en partidas limitadas y hechas a mano”, explicó Hernán.

Liderar una destilería no es tarea fácil. Deben conseguirse un gran número de habilitaciones y también hacerse de un alambique, un aparato artesanal encargado de destilar líquidos mediante el proceso de evaporación por calentamiento. En este caso, Taté y Hernán tuvieron que esperar al menos nueve meses para que la herramienta llegara desde Estados Unidos y lograra pasar con éxito por la Aduana. Además, para completar el proceso es necesario tener conocimientos de física y química, y no tanto de alquimia.

Embed

El futuro de Noctua

Con sus metas principales logradas, hoy también están experimentando con nuevas bebidas autóctonas combinadas con frutos, madera, flor de sauco y hasta con un destilado de manzana que en la región no se hace desde hace mucho tiempo.

Por su parte, y pensando en el futuro, la pareja aseguró que tienen planeado seguir creciendo sin perder la máxima calidad de sus productos y, quizá, incorporar empleados que ayuden a envasar y etiquetar cada botella, la parte más difícil y extensa de todo el proceso.

En definitiva, dos personas abocadas a dos ramas profesionales muy diferentes lograron alcanzar la armonía para darle vida a un producto que promete llegar lejos y poner al sur argentino en el mapa internacional de la alta coctelería.

Siguiendo los pasos de la familia de Taté Moretti, que destila gin, la pareja puso en marcha un proyecto que requirió mucha paciencia para volverse realidad.

Los detalles de la destilería local

El alcohol base

Para comenzar la elaboración del vodka artesanal cipoleño, se parte de una base de alcohol de maíz que es hidratado con agua filtrada.

A destilar

El segundo paso es destilar la mezcla en el alambique, con un continuo control de la temperatura. Luego se rectifica el alcohol, es decir, se separan las cabezas, el corazón y la cola.

El último paso

Tras completar la estadía en el alambique, el líquido es hidratado con agua nuevamente para pasar de una graduación de 85 a 40 luego de embotellado.

La botella

El vodka se vierte en botellas transparentes que muestran una lechuza con grandes pestañas y alas que forman un corazón. El perfil elegido fue femenino porque la mitad del proceso lo realiza Taté Moretti.

Noctua

Producto diferente y a menor costo

La decisión de tomar el camino hacia la producción de vodka de alta calidad la tomaron teniendo en cuenta que en Argentina no existe una bebida con cualidades similares.

Todas las líneas de vodka que se venden en el país son de origen industrial, por lo que desde el concepto, Noctua se trata de una propuesta totalmente diferente para los consumidores.

Las bebidas más caras que se encuentran en el mercado son importadas y pueden llegar a costar más de mil pesos por botella. En Noctua, la presentación de 750 centímetros cúbicos vale 300 pesos. Además, la marca artesanal cipoleña elaboró una petaca, a modo de edición especial para regalar en las fiestas de fin de año, que se consigue a $150.

Hernán y Taté aclararon que, una vez fuera de la destilería, los precios aumentan dependiendo del comercio o restaurante en el que se vendan, por lo que los valores pueden variar.

El gin Moretti, por su parte, se vende a $600. Para conseguir los productos de Noctua sólo basta con entrar a su página www.facebook.com/NoctuaSpirits/ y coordinar con sus dueños para comenzar a disfrutar del mejor vodka y gin de la Patagonia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario