Miles de vecinos sin luz ni agua a causa del viento

El temporal de los últimos días afectó la prestación de servicios.

Barrios de Cipolletti y Fernández Oro estuvieron gran parte del día de ayer sin luz, como consecuencia de los fuertes vientos que azotaron a la región, sobre todo durante el miércoles a la tarde. Además, en algunos lugares también escaseó el agua.

Desde Edersa informaron que el temporal de viento provocó roturas en diferentes instalaciones eléctricas de Cipolletti y Fernández Oro que dejaron a miles de usuarios sin servicio. Claro que no en todos los barrios la situación fue la misma. En algunos casos, la luz volvió la misma tarde del miércoles, mientras que ayer en otros sectores aún sufrían el apagón, más allá de que desde la empresa distribuidora de la energía aseguraron que no había bloques sin servicio.

Te puede interesar...

Los operarios de Edersa trabajaron durante gran parte del día de ayer para poder reparar los daños provocados en los tendidos eléctricos. En Cipolletti la situación se complicó principalmente en la zona este, debido a la caída de árboles que, a su vez, tiraron abajo cables y postes.

Otra de las zonas afectadas y donde más tarde se restableció el servicio fue en el sector rural conocido como El Chaqueño, en Ferri.

Mientras que ayer a la mañana, un camión chocó y volteó una columna de media tensión en la Ruta 22, a la altura de Santa Lucía, en Fernández Oro. Esto afectó la prestación del servicio en esa zona.

Los trabajos de reconexión se desarrollaron durante toda la madrugada de ayer, principalmente en los alimentadores 4 y 7, que fueron afectados por la caída de una gran cantidad de álamos sobre las redes de media tensión. Por ese motivo, Puente de Madera, Puente 83 y diferentes sectores aledaños a la Circunvalación y la Ruta Chica sufrieron prolongados y en algunos casos reiterados apagones.

Pero la energía no fue el único servicio con problemas en las últimas horas. Algo similar ocurrió con el agua potable, que ya venía con ciertas complicaciones en los últimos días debido a la turbidez del río Neuquén, provocada por el aumento del caudal.

Desde Aguas Rionegrinas explicaron que esta situación generó que la planta potabilizadora se encuentre procesando menor cantidad de agua cruda a fin de poder obtener agua de óptima calidad y salvaguardar los filtros. Por esa razón, si bien la turbiedad va en descenso, este nuevo panorama obliga a la planta a trabajar más lentamente de lo habitual para producir una mejor decantación, por lo que la inyección a red es menor y esto provoca la baja presión que afecta la zona este de la ciudad.

Por eso fue que en varios barrios cipoleños se quedaron sin una gota de agua. Mientras que desde ARSA solicitaron evitar el derroche de agua, ya que es posible que siga escaseando.

El Municipio brindó asistencia

Desde la Dirección de Protección Ciudadana también tuvieron una intensa jornada de trabajo tras el temporal de viento. Árboles, cables y postes de luz se cayeron en diferentes puntos de la ciudad. Además, se registraron varios focos de incendios que lograron sofocarse a tiempo.

Desde el Municipio informaron que, además, asistieron a un vecino por el desprendimiento parcial de un techo y a otro por la voladura de la cobertura de un tanque de agua en el Distrito Vecinal Noreste

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario